Gregor Schneider expone su “Kindergarten” en el MUAC

  • Este acercamiento autobiográfico a la obra de Schneider y la relación con su ciudad natal, inicia fuera de la casa deconstruida, y concluye en un parque.



Por César Meléndez
Ciudad de México, 15/02/17 (N22).- Sitios
inquietantes y dislocados que desafían la lógica arquitectónica: son los cuartos
de una casa llevados al espacio museístico, donde el espectador experimenta la
sensación de ser un intruso en habitaciones que ya no son íntimas, familiares o
reconfortantes.
Este es el arte del creador alemán Gregor Schneider, cuya obra
llega al Museo Universitario de Arte Contemporáneo como parte del año dual
Alemania-México, en la que es su primera muestra en América Latina: Kindergarten.
“El trabajo
es fácil de describir. Es el muro enfrente del muro, el techo dentro del techo,
el piso debajo del piso. Así que es siempre la misma habitación ya existente. Estoy comenzando a replicar la habitación ya
existente, después de una revisión. Esa es técnicamente la manera en que
trabajo, y realmente no ha cambiado hasta ahora”, comentó Gregor Schneider, artista
visual.
Desde 1985,
cuando se fue a vivir solo a una casa familiar en la ciudad de Rheydt,
Alemania, Gregor Schneider ha estado reconstruyendo y transformando las
estancias de este inmueble, de tal suerte que es imposible reconocer su
estructura original. La exposición Kindergarten muestra este trabajo que lo hizo ganar el León de Oro en la
Bienal de Venecia de 2001.
Además de
otros proyectos, como los que realizó en 2013 en la que fuera la casa donde
nació Joseph Goebbels.
“Cuando haces
la réplica de una habitación en otra habitación, esta habitación se vuelve
visible, y la otra  invisible. Y cuando
uno va viviendo en este lugar, y va 
edificando nuevas habitaciones, este sitio se hace cada vez más y más
invisible, y se hace reconocible por sí solo. Es como
caminar a través de las capas de mi cerebro, siguiendo la percepción y el
conocimiento”.
Este
acercamiento autobiográfico a la obra de Schneider y la relación con su ciudad
natal, inicia fuera de la casa deconstruida, y concluye en un parque. Un jardín
de juegos donde desafía lo utilitario y funcional. Un arenero repleto de
piedras,  una resbaladilla sin escaleras,
o un sube y baja, que ni sube ni baja, son algunos de los elementos de esta
obra producida ex profeso para nuestro país.

La exposición Gregor Schneider. Kindergarten permanecerá en las salas 1 y 2 del MUAC  hasta el 23 de julio.
Imagen:http://bit.ly/2kqUfi2
17AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *