Marta Lamas diserta sobre el comercio sexual en “El fulgor de la noche”

  • “Lo que se ha distorsionado, básicamente, es la forma en que se ha mezclado comercio sexual y trata, en el discurso, en lo que se habla, en lo que dicen los medios, porque la realidad son dos cosas muy distintas.”





Por Karen Rivera
Ciudad de México, 03/02/17 (N22).- ¿Qué
significa hablar de las mujeres que venden sus cuerpos y qué significa callar
sobre los hombres que los compran? ¿Por qué etiquetar a todas las trabajadoras
sexuales como víctimas? 
Con estas preguntas la activista Marta Lamas inicia su
libro El fulgor de la noche. Una
publicación que reúne parte del estudio etnográfico y de la revisión exhaustiva
que desde hace 27 años, la también antropóloga, realiza acompañada de
las trabajadoras sexuales de la Ciudad de México.
”Un
poco la línea que estoy tratando de plantear es por qué no escuchamos qué dicen
esas personas, por qué no vemos cuáles son sus problemas, sus situaciones, sus
demandas como ciudadanos y como trabajadores y en función de eso permitimos una
reorganización distinta del comercio sexual. Que no sea con las extorsiones,
los permisos, las mafias que ya controlan ciertas zonas de la calle, sino que
permita a las propias trabajadoras y trabajadores registrar su
trabajo no asalariado como existe ya en la Ciudad de México y
trabajar en locales cerrados”, comentó Marta Lamas, autora de El fulgor de la noche.
En
este libro Marta Lamas, quien apoya a la organización “Brigada callejera”, de
la Merced, explica la manera en la que se distorsiona el fenómeno de comercio
sexual e invita a conocer las circunstancias que motivan a las mujeres adultas
a dedicarse a este trabajo.  
“Si
algo he aprendido en estos 27 años es que hay de todo, hay
trabajadoras que viven el trabajo con vergüenza, con culpa, sintiéndose mal;
hay trabajadoras que dicen, ‘es lo mejor que puedo conseguir, yo antes
trabajaba limpiando oficinas seis días a la semana ocho horas para ganar 70
pesos al día, y aquí en cuatro horas me hago 500 pesos'” y agregó:
“Lo
que se ha distorsionado, básicamente, es la forma en que se ha mezclado
comercio sexual y trata, en el discurso, en lo que se habla, en lo que dicen
los medios, porque la realidad son dos cosas muy distintas.”
Al respecto del feminismo y el comercio sexual, la investigadora dijo: “Hay
un sector del feminismo de la sociedad que cree que hay que abolir el comercio
sexual porque el comercio sexual es degradante, porque todas las mujeres están
afuera, que  son víctimas y es horroroso
y hay otras personas que decimos hay muchas formas de comercio sexual y
consideramos que las personas adultas tienen la posibilidad de elegir si ese es
el mejor ingreso que encuentran y que lo que hay que hacer es defender sus
derechos laborales.”
El fulgor de la noche. El comercio sexual en las
calles de la ciudad de México,
es una publicación de editorial Océano.
Imagen:http://bit.ly/2k1kesa
17AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *