El Emerson String Quartet interpreta al genio de Bonn

  • Fue un par de conciertos extraordinarios cerrados en todo lo alto con esa Grosso Fuga, en la manera original como Beethoven la había imaginado. 

Por Huemanzin Rodríguez
Guanajuato, 12/16/10.- Desde que Jorge Volpi
llegó a la dirección del Festival Cervantino, propuso revisar la obra de
Beethoven, cada año un género. Esta edición 44 del festival toca turno a las
obras que escribió para cuarteto de cuerdas. 

El Emerson String Quartet comenzó el Proyecto Beethoven: Los 16
cuartetos de cuerdas  con dos conciertos donde interpretaron las últimas
partituras del genio de Bonn.
“Ciertamente el cuarteto
con el que comenzamos hoy, es el ‘Opus 127’, que fue el primero que escribió
Beethoven. Después tocamos el ‘Opus 135’, que fue la última pieza en
cualquier género que él completó. La razón por la que hicimos esto es porque en
ciertos aspectos se acerca a una pieza neoclásica es ligeramente más ligera que
la mayoría de sus últimos cuartetos”, comentó Eugene Drucker, violín en el
Cuarteto Emerson.
Después tocaron “Opus 131”, uno de los más dramáticos. Este programa es el que el Cuarteto Emerson ha tocado durante la temporada en la que celebra 40 años desde su
fundación en Nueva York. 
Al día siguiente, ofreció otro programa con las obras “Opus 132” y “Opus 133”, dos de los cinco que escribió Beethoven para el príncipe ruso Galitzine.
En el “Opus 132”, Emerson tocó un delicado molto
adagio
de forma magistral.
“Con este maravilloso
movimiento lento, es una canción de agradecimiento a
la divinidad después de recuperarse de una seria enfermedad. Este cuarteto
tiene cinco movimientos que están irradiados desde el movimiento central”.
Para cerrar, el Cuarteto
Emerson tocó el “Opus 133”, que en su sexta y última parte tiene una Fuga
colosal, que le fascinaba a Beethoven pero que cambió después del estreno,
porque pese al éxito que tuvo en Viena, la gente no lo entendió del todo.
Beethoven fue
persuadido por su editor, para escribir y substituir el movimiento por un final
alternativo en el ‘Opus 133’, es un ejemplo muy inusual de que Beethoven aceptara
la presión de su editor. Pero quizá lo hizo porque sabía que el editor iba a
presentar esa Grosso Fuga, con un número de opus aparte al 133 y le pagaría más”.
Fue un par de
conciertos extraordinarios cerrados en todo lo alto con esa Grosso Fuga, en la
manera original como Beethoven la había imaginado. 
Después del concierto y de
manera espontánea, el Cuarteto Emerson conversó con el público. El Proyecto Beethoven, continuará de jueves a sábado con el American String Quartet. 
Imagen: Cortesía FIC
16AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *