“Perlesía”, poemas sobre una realidad agobiada

Por Alizbeth Mercado 
DISTRITO FEDERAL, México, 04/06/12, (N22).- 

Ante la cruenta
realidad del país hay, por una parte, hastío y desasosiego; por otra la
displicencia de los desesperanzados. Sin embargo, hay una porción de habitantes
que denuncian o expresan su malestar a través del arte, en este caso por medio
de la poesía.

Ángel Ortuño (Guadalajara, Jalisco  1969) ha publicado numerosos libros de poesía,
entre los que se cuentan Las bodas químicas (1994), Siam (2001), Aleta
dorsal, Antología falsa
1994-2003, y Boa (2009), entre otros.
En esta ocasión presenta su libro de poemas Perlesía
(2012), un trabajo editado por la editorial independiente Bonobos.
El libro se compone de 74 poemas, que hablan sobre
la hipocresía del ser humano, la indignación por la muerte y los asesinatos,
entre otros temas que transgreden la doble moral, producto de la mentira y la falsedad.
Todos dentro de un marco intertextual. 
“A veces cometemos errores y alguien muere” es el
primer verso que da la bienvenida al lector. El eje temático es el final de la vida, la
finitud del ser, pero no es entendida como el acto natural  que vendrá después de vivir por mucho tiempo
o padecer alguna enfermedad mortal.
Ortuño habla
del sufrimiento que puede causar un secuestro, una bala perdida, un enfrentamiento
entre bandos opuestos; escenas que provocan la muerte, el final del espíritu y
el asco ante la vida. No hay descanso en la tortura hacia el otro, hacia su
existencia. Quizá no lo conoces, pero le haces daño… buscas su dinero, que sufra
e implore libertad. Lentamente muere y tú no sabes si sigues vivo.
Al menos la poesía no miente. Alguna vez me dijeron:
cuando dudes de algo escribe poesía, tal vez este móvil no es erróneo. ¿Cuál duda
es más grande que el rumbo de nuestra
propia vida?
La versificación que maneja Ortuño es libre, razón
por la cual el ritmo de lectura puede resultar un tanto confuso, esto quizá
repercute en una libre y diversa interpretación por parte del lector.
El autor se caracteriza por manejar un lenguaje
irónico y mordaz, es hilarante aunque abstracto. Si el lector no está
especializado en poesía, difícil resultará comprender la totalidad de los
versos.
No obstante, encontramos sentencias contundentes que
cuentan breves historias, y un claro ejemplo es el poema llamado “If I only had
a heart”:
El final de este poema nos remite al cuento El maravilloso Mago de Oz de Lyman Frank, a esto me refiero con intertextualidad, y curioso parece
contraponer la naturaleza infantil de la historia, sin dejar de citar a la muerte. 
La dualidad en el ser humano es una pieza clave para entender el mensaje de
los poemas.  “Cartas Transparentes” es el relato de un ciudadano corrupto y
pedófilo, que justifica su actuación por una crisis del pasado.
Se describe como un tipo honorable,
con fallas pero imperceptibles ante la sociedad. Golpear a una niña y ver sus
fotos sin vestido, dice que no le gusta el juego, no es perverso. Eso cree.
¿Cuántas cartas transparentes no se escriben en los pasajes cotidianos de la
realidad?
Quizá tilden algunos poemas de
escatológicos; sí, la realidad es explícita.
La voz narrativa señala; el yo desacredita al que
tiene frente, el tú se vuelve débil. 
No es momento de perlesía, me refiero al significado
de la palabra. La debilidad es innecesaria aunque parezca la condición
dominante para muchos.
Ángel Ortuño,
Perlesía,
México, Bonobos, 2012. 
Imagen: http://bit.ly/Ky5SLy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *