Desde detectar cómo camina un niño con necesidades especiales hasta inspeccionar la función cerebral, este sensor ofrece un amplio campo de aplicación

Ciudad de México (N22/Redacción).- Un equipo de Ingenieros de la Universidad de Washington (Estados Unidos), confeccionaron una nueva clase de sensor utilizando papel, similar al papel higiénico, el cual puede detectar el pulso, el parpadeo de un ojo, los latidos del corazón, la fuerza y el desplazamiento de los dedo así como otros movimientos humanos.

En su investigación, los ingenieros prepararon al papel, rociándolo con agua impregnada de nanotubos de carbono, los cuales crean conductividad eléctrica que logra que actúe como un sensor. El sensor es ligero, flexible y barato, con aplicaciones potenciales en el entretenimiento y la robótica.

Estos pequeños sensores, del tamaño de una tira adhesiva sanitaria, podrían tener una amplia gama de aplicaciones como vigilar la forma de andar de una persona o el movimiento de sus ojos; puede utilizarse para inspeccionar la función cerebral o identificar las acciones de un jugador en un videojuego. El sensor podría hacer un seguimiento de cómo camina un niño con necesidades especiales en una prueba en casa, evitando la necesidad de visitar el hospital. Los sensores podrían también usarse en terapia ocupacional para ancianos.