Sebastián Lelio, “Desobediencia”

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

La primera cinta no hablada en español del director chileno se estrenará próximamente en la Cineteca Nacional

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/06/DesobedienciaLelio.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- Desde la visión del sistema patriarcal y heteronormativo se construye la trama de la más reciente cinta del chileno Sebastián Lelio, Desobediencia (2017), su primera película no hablada en español y protagonizada por Rachel McAdams, Rachel Weisz y Alessandro Nivola.

El fallecimiento de un rabino en una hermética comunidad judía en Londres es el detonante de un encuentro entre una joven expulsada de ésta, precisamente la hija de este rabino, y una antigua amiga por la que se siente atraída. Fue Weisz la que buscó al director para llevar la adaptación de la novela homónima de Naomi Alderman, a la pantalla no sólo como director sino también como guionista.

Se ha dicho que ésta se aleja de sus producciones previas y que carece del ingenio visual y la originalidad dramática que caracterizaron cintas como Gloria y Una mujer fantástica, haciéndolas memorables. Sin embargo, Lelio encuentra en esta nueva película puntos de contacto en los recursos técnicos, como el hecho de que la cámara no abandona, como en Gloria, a ninguno de los personajes principales “sin que esté presente el cuerpo de uno de los tres en el encuadre”, es decir, “invitar, sino obligar, al espectador, a meterse adentro de la piel de los personajes a punta de insistir en observalos”, señaló el director en una entrevista.

“Un retrato cubista” es lo que buscó hacer el cineasta una vez más en esta cinta, que busca mirar a sus protagonistas desde todos los puntos posibles “ pasando por todo el espectro emocional” que pone en juego tres líneas narrativas que se mezclan continuamente. El crítico Alonso Díaz de la Vega escribe que aquí se echa de menos al Lelio que “nos dio imágenes memorables como a Daniela Vega suspendida en una borrasca que simula sus dificultades”. El melodrama se estrenará próximamente en la Cineteca Nacional.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]