Klik & Frik, folclore y electrónica del mundo

Desde Argentina, esta dupla fusiona sonidos diversos para crear un paisaje propio, atmósferas que te llevan a ocupar la pista de baile 

Ciudad de México (N22/Ana León).- «Hacer que la pista fluya» es el motivo y razón de Onda Mundial, un proyecto de residencias que aloja el espacio cultural Galera, en la colonia Roma, que da salida a músicas de diferentes partes del globo. Una de esas noches en los que la pista se ilumina y las tornamesas se activan fueron los argentinos Rafael Caivano y Lisandro Sona los encargados de activar el movimiento y crear esa arquitectura efímera que sólo la música es capaz de edificar. Con chaquetas negras, capucha y el rostro iluminado en azul y rojo se presentaron el pampeano y el jujeño en el escenario. Su música fusiona lo más destacado del folklore del mundo con la música electrónica. 

«Nuestro trabajo justamente lo que hace es explorar desde la música electrónica la música de raíz de América Latina y de otras partes del mundo. Puede ser Marruecos o la India, la música afrocolombiana o colombiana o la argentina. Todo lo que nos despierte interés y que de alguna manera nos haga sentir que hay algo para explorar, que lo conecte a uno con algo bonito», me dice Rafa Caivano en una charla previa a su presentación en este espacio. «En general creo que lo que más nos interesa es revivir de alguna manera y revalorizar músicas y estilos que la contemporaneidad tiene un poco abandonados. Hay músicas muy hermosas de muchos lugares del mundo que la juventud ya no las está escuchando, básicamente, y la música electrónica da una oportunidad de darles un chance de reencuentro.»

Hace gracia que un joven hable sobre la “juventud”, pero la reflexión nos acerca a la forma en que estos también llamados frikstailers conciben su profesión y dotan de matices y texturas los paisajes sonoros que crean en cada experiencia donde combinan folklore «canalón, timbiquí; el trabajo de Petrona Martínez, de Colombia; de Hassan Ben Jaafar, de Marruecos; de la enorme Mercedes Sosa, de Argentina, con la música electrónica, mucha old school del canadiense Akufen o de Chancha Vía Circuito, un productor que también hace este tipo de fusiones en Argentina o Nicola Cruz, de Ecuador», explica Caivano.

Mucho de la música electrónica está asociado a la metrópoli, a ciudades de primer mundo y a un paisaje y una sonoridad muy global, pero esta dupla es originaria de ciudades pequeñas, Rafa es de la Provincia de la Pampa, «un pueblo de siete mil habitantes que suena a vacas y pajaritos», mientras que Lisandro es de Jujuy, «como un México, pero más chiquitito, que suena bastante parecido.» Pero su imaginario ha desbordado sus fronteras. Han vivido en diferentes partes del mundo y cada ciudad tiene su sonoridad, así como una luz única, una atmósfera. Para Rafa  «México tiene esto de que todo llega muy rápido por ser un lugar tan conectado con todo el mundo y por ser, en cierto sentido, como un Nueva York. Tiene muchas cosas efervescentes en cuanto a cultura y producción de contenidos y arte. […] Nos encanta la música mexicana en general, el son jarocho. Por un lado, el folclore, y por el otro la música popular que sigue vigente en la pista de baile, que es la pista sonidera. Para mí es como el dub de México.» Para Lisandro, en nuestro país «las mismas calles ya tienen una musicalidad, el camote, los tamales, el panadero, todo es sonido ahí» y completa Rafa: «hasta la basura con su campaña que me despertaba siempre.»

Y si la música fuera una ciudad, ¿qué ciudad sería la suya?, les pregunto: «Si nuestra música fuera una ciudad sería más como una isla, probablemente. Una ciudad isla, pero con gente de muy buen corazón y con muchas ganas de bailar», dice Rafa; mientras que Lisandro es más conceptual: «con muchas estalactitas, me suena a eso, no sé por qué.»

Klik & Frik no es su único proyecto, éste, vale la pena decir, surgió a propósito de una colaboración para Mutek México en 2013, cuando eran residentes de nuestra ciudad, pero mucho antes ya exploraban fusiones sonoras con Frikstailers.  «La música electrónica con el folclore viene haciendo un recorrido de muchos años. Nosotros con nuestro otro proyecto Frikstailers, que empezamos hace trece años, la perspectiva era otra. Ese camino sigue en paralelo. Con Frikstailers continuamos explorando la pista de baile, quizás un poco más intensa. Y con Klik & Frik nos metemos un poco más de lleno en el viaje con baile, un poco más introspectivo, para que uno, de alguna manera, se conecte con algo de adentro suyo.»

Imagen portada: © Pepe Molina; cuerpo de texto: © Ana León