Agujeros Negros y Ondas Gravitacionales. Una mirada profunda al universo

¿De dónde venimos? ¿Cuál es origen del Universo? El físico Gerardo Herrera se cuestiona sobre este tipo de temas y los plasma dentro de las páginas de su más reciente libro

Ciudad de México (N22 / Ireli Vázquez).- El físico e investigador del Departamento de Física del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico (IPN), Gerardo Herrera Corral, publicó a través de la editorial Sexto Piso el libro Agujeros negros y ondas gravitacionales. Una mirada profunda al universo.

Gerardo Herrera Corral, además de hacer investigación en la frontera de la física y dirigir grupos de científicos, como el que encabeza desde hace 20 años en Ginebra, Suiza en el acelerador de partículas subatómicas CERN, ha dedicado una buena parte de su tiempo a escribir libros y artículos de divulgación.

Agujeros negros y Ondas gravitacionales. Una mirada profunda al Universo, consta de 35 capítulos cortos en los que hace un recorrido histórico y didáctico, a través de explicaciones cinematográficas y de literatura. De esta manera, Herrera Corral introduce al público lector hasta llegar al presente y expone la manera en la que los seres humanos nos hemos explicado el origen del Universo tomando en cuenta cómo se han descubierto las cuatro grandes fuerzas que actualmente se aceptan en los estudios físicos: la gravedad, la electromagnética, la fuerza fuerte y la fuerza débil.

Platicamos con él para conocer más sobre su nuevo libro.

¿Cómo surge la idea de crear el libro agujeros negros y ondas gravitacionales?

Por un lado, es mi convicción desde hace muchos años de que hay que comunicar la ciencia y lo que hacemos en los laboratorios. Yo no soy divulgador, ni escritor, yo me dedico a la investigación, pero existe la idea dentro del gremio de investigadores que debemos comunicar lo que hacemos, al público. Y aunque no todos lo hacemos, yo si estoy convencido de que hay que hacer el esfuerzo. La idea es que debemos hacer un esfuerzo para que en México se divulgue el día a día y lo que está ocurriendo, tratar de llevar a la gente sobre la mano, sobre lo que está pasando en este momento en la investigación al más alto nivel.

En ese sentido, lo hemos tratado en otros libros, por ejemplo, cuando se descubrió el Higgs en 2012 en el Centro de Investigaciones Nucleares donde trabajo, en ese momento me dije “habría que comunicárselo a la gente y no esperar a que alguien lo haga, porque nosotros estamos ahí”, entonces lo hicimos y lo publicamos en un libro.

Ahora en los últimos dos años han ocurrido dos grandes eventos, en particular la investigación de una de las fuerzas de la naturaleza que es la gravitación, se dio primero el descubrimiento de las ondas gravitacionales que fue un gran hallazgo, y el año pasado un conjunto de ocho telescopios del mundo se unieron para formar un gran telescopio del tamaño del mundo “literalmente” y este año publicaron en abril el gran hallazgo, la primer fotografía en la historia de la ciencia de un agujero negro.

Entonces la idea de escribir este libro surge porque creo que es importante decirle a la gente eso. La gente lo vio en los diarios, pero quizá poca gente se percata de que estamos ante un gran evento, estamos ante una de las fotografías más importantes en la historia de la humanidad y eso es lo principal que se busca, decirle cuál es la relevancia y porqué es importante, que la gente no termina su formación científica o cultural en el momento en que termina la escuela, que su formación continúa por toda la vida, que esa formación se da a través de los medios de comunicación, a través de libros, a través del Internet y otras muchas maneras y nosotros como científicos queremos contribuir en eso.

Usted comenta que se ha planteado la necesidad de comunicar temas de ciencia y tecnología al público, pero ¿qué piensa usted sobre que los temas científicos sean de vital importancia para conocer y que muchas veces la gente exija más temas de este tipo?

Siempre la ciencia había estado relegada o quiero pensar que había estado relegada, nunca había sido considerada parte de la cultura, o al menos eso es lo que yo pienso. No somos parte de la cultura y tenemos un conflicto. Yo creo que hay que decirlo así, el famoso ensayo de Charles Snow de “El hombre de las dos culturas” es un hecho, hay un choque entre las dos, pero es indudable que la ciencia debe formar parte del bagaje de conocimientos que toda persona debe tener.

Son muy pocas las ocasiones en las que somos considerados en eventos culturales, en las ferias de libros o en festivales, y esto viene también con el gran interés que tiene la gente por la política, que me parece muy bien, me parece natural porque tiene que ver con la manera de cómo vivimos; sin embargo, pienso que en buena medida el gran interés de la gente por la política tiene que ver con el hecho de que es algo sencillo y que la gente entiende. Pero de pronto me da mucho gusto que las nuevas generaciones decidan que se pueden dar cuenta que hay otras historias en la ciencia, y que se den cuenta que es algo que les incumbe porque representa algo que involucra a sus vidas y yo creo que es el caso que se aborda en el libro.

A los jóvenes, muchas veces no les llama atención este tipo de temas, por justo lo que usted menciona, se les hace muy difícil el comprender qué sucede en nuestro universo; sin embargo, en su libo usted explica todos los sucesos de nuestro origen paso a paso, abordándolos con temas de literatura y de cine, y al hacer este tipo de ejemplificaciones la gente pueda comprender de una manera más didáctica los temas.

Quiero pensar que es importante mostrarle a la gente que los temas están con nosotros, que los temas se nos aparecen cuando vamos al cine, que los temas se nos aparecen cuando agarramos un libro y lo leemos, un libro que aparentemente puede ser tan alejado como El Principito, puede despertar reflexiones y que está en muchos ámbitos de nuestra vida, no son temas que estén tan alejados. La gravitación es una fuerza de la naturaleza y vivimos con ella, ¡si te tropiezas, vas a caerte!, y yo creo que hablar sobre ese tipo de temas debe ser del interés de la gente, y lo que lo hemos visto, lo son.

Algo que me llama la atención es la forma de cómo va describiendo la situación y las investigaciones, pero todo de una manera conjunta, ¿cómo es el trabajo de alguien que se dedica a la física, para desarrollar un libro de esta calidad?

Yo creo que los que nos dedicamos a la investigación tenemos la ventaja de un pensamiento estructurado cuando abordamos un tema, realmente somos estructurados, porque sabemos cosas y sabemos a dónde queremos llegar, pero tenemos la gran desventaja que no sabemos expresarlo para que todo mundo lo entienda […] porque nosotros trabajos con ecuaciones no con palabras. A menudo muchos trabajan en el tema y se sienten muy cómodos trabajando con ecuaciones, pero cuando alguien les preguntas sobre el significado de esas ecuaciones es una incomodidad terrible, porque nunca nos preocupamos por poner eso en palabras, no hay ese ejercicio, lo necesitamos en el momento que queremos comunicárselo a la gente y es un esfuerzo intelectual considerable.

Los agujeros negros son los objetos astrofísicos más fascinantes del cielo, por sus características han cautivado la atención no sólo de los físicos sino del público en general, ¿qué los imagina como destino y fin del Universo?

A la gente le fascinan los agujeros negros porque tienen que ver con que nuestras vidas están rodeadas siempre por fenómenos, por procesos, por vivencias, por cosas que nos ocurren, que no son definitivas; la gente puede romper una relación, pero saben que no necesariamente es definitivo, podría haber una reconciliación, la gente puede cerrar su cuenta en el banco o pueden despedir a alguien de su trabajo. Ocurren cosas en nuestras vidas y son terribles y nos hacen lamentar que hay un cambio en nuestras vidas, pero sabemos que en todas esas cosas hay puntos de retorno, hay manera de regresar, o probablemente no va a ocurrir, esa persona no va a regresar con su pareja, o no va a volver a abrir una cuenta en el banco, probablemente…  pero la gente sabe que hay un cierto nivel “esperanza“ y en los agujeros negros no. Los agujeros negros no te ofrecen esa posibilidad y yo creo que ahí está la fascinación de la gente por este fenómeno tan interesante, porque quieren descubrir que hay detrás de los agujeros negros.

¿Dónde está ese agujero negro fotografiado?

Se encuentra en la Constelación de Virgo, es una de las constelaciones del zodiaco, por lo tanto, es bastante conocida. Aunque este mes es una mala época para verla porque estamos justamente en la etapa de Virgo, es decir, que ese arreglo de estrellas en el cielo se encuentra exactamente del otro lado del Sol. Significa que por la noche no podemos ver la Constelación, y tendremos que esperar a que sea el 20 de febrero y 20 de marzo.

¿Qué le gustaría que la gente obtuviera con este libro?

Me gustaría que este libro caiga en las manos de algún joven y que esto lo haga sentir inspirado. Así sentiré que he cumplido mi objetivo porque cambiar la vida de las personas es el privilegio que tenemos los educadores; que tienen los formadores de opinión y quienes expresan ideas. Ojalá que pudiera cambiar la vida de alguna persona, principalmente de personas jóvenes.