William Blake, expuesto

En la Tate, el trabajo de este rebelde, visionario y místico, que rompió con las doctrinas oficiales de su tiempo y creó un mundo donde el mal es una fuerza necesaria

Ciudad de México (N22/Redacción).- La exposición más ambiciosa de el artista William Blake se alberga en la Tate Britain de Londres. Una retrospectiva del poeta, pintor y grabador, que tiene como objetivo que las nuevas generaciones descubran a Blake, para que forme parte de la atmósfera de pensamiento, gustos y tendencias del 2019. 

La muestra es un hito porque quiere convertirse en la más completa del artista, y  en cierto modo pretende hacer justicia al fracaso de aquella exhibición organizada por el mismo Blake en la mercería de sus padres en 1809. Ahora, doscientos años después, la Tate reproduce esa exposición y la enriquece para homenajear a un artista que en vida no fue valorado.

William Blake fue hijo de una familia de comerciantes pequeño burgueses del siglo XVIII, a los nueve años tuvo su primera visión: observó en el campo al profeta Ezequiel sentado bajo un árbol. Al contarle a su madre lo sucedido ella le propinó una bofetada, este suceso anticipó el sino de un artista cuyos poemas, grabados y pinturas fueron de escaso interés durante su vida.

Pero ni el golpe, ni los intentos por hacerlo menos, frenaron su potente creatividad y determinación por componer todo un universo atizado por las visiones que a diario le acaecían.

Llama la atención la manera en que Blake se conducía civilmente, hacía negocios, tenía amistades y pareja estable; conjuntaba esa vida normal con lo sobrenatural: Podía charlar cara a cara con Isaías o un arcángel, reyes y profetas acudían del cielo y el infierno a platicar con Blake.

La Tate exhibe un total de 300 obras, muchas de ellas nunca antes expuestas. Se proyectan a gran escala dos pinturas que Blake concibió como frescos y que nunca se realizaron. También se recreó la humilde habitación en la que fue montada la exposición de 1809. Otro aspecto único es la importancia que se confiere a su mujer, Catherine, quien también intervenía en la producción de sus grabados; además se presenta por primera vez el único autorretrato que hizo William Blake, un dibujo a lápiz. 

Bestias quiméricas, nubes monstruosas, mitología y simbolismos, son adjetivos que podrán encontrarse en la obra del radical y rebelde Blake, quien en la actualidad es una inspiración para artistas visuales, músicos y poetas de todo el mundo.

La exposición fue inaugurada el día 11 de septiembre y podrá ser visitada hasta febrero del 2020.

Imagen: William Blake, Newton, 1795-c.1805