La Filij 39, en dos sedes: Mérida y CDMX

Luego de realizarse en el Parque Bicentenario, la Feria vuelve a su antigua sede en el CENART y se extiende hasta la península de Yucatán 

Ciudad de México (N22/César H. Meléndez).- Luego de la incertidumbre generada en torno a la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil y su continuidad, la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura y el Fondo de Cultura Económica convocaron a una conferencia de prensa para dar a conocer los avances en la organización de la trigésima novena edición del encuentro literario. La FILIJ vuelve con bríos renovados y, por primera vez, tendrá lugar en dos sedes. 

«Desde el principio nos dimos a la tarea de revisar cómo se ha hecho la feria, qué es lo rescatable de la feria. […] una de esas primeras acciones fue preguntarnos ¿cómo podemos hacer para que la feria no solo ocurra en la Ciudad de México? Teníamos la inquietud de hacerla en el norte, en el centro y en el sur. Este año no se va a poder hacer en el norte, pero sí logramos que el presidente municipal Renán Barrera Concha de Mérida, tomara la estafeta, levantara la mano y dijera “Mérida va”. Una muy buena parte, si no es que la mayoría del presupuesto que se requiere para Mérida lo va a poner el ayuntamiento de Mérida», dice Marilina Barona del Valle, directora General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura. 

La FILIJ Mérida estará a cargo de Rafael Morcillo, fundador de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán, y se desarrollará entre el 2 y el 10 de noviembre. Otra noticia es que la feria regresa a su antigua casa. 

«El Parque Bicentenario fue privatizado en el anterior Gobierno Federal, eso nos impedía [seguirlo realizando allí] por una cuestión de que elevaba demasiado los costos, solamente por la renta del lugar. Fue así que volteamos a ver al Centro Nacional de las Artes. Aparte de que el CENART ya había sido sede de la FILIJ, era como volver a casa, es como volver a casa.»

La renta del Parque Bicentenario abarcaba el ochenta por ciento del presupuesto total de la feria, mismo que se ha buscado optimizar ya que, en contraste con los 40 millones de pesos del año pasado, se prevé que este año la FILIJ cueste cerca de 17 millones. En total serán programadas unas mil actividades, menos de la mitad que en 2018. Para esta nueva etapa los organizadores no apuestan por las grandes cifras de asistencia, lo que buscan es recuperar la vocación de la feria como instrumento de fomento a la lectura. 

«Tenemos ya 110 sellos editoriales registrados y todos los espacios se llenaron. Tenemos más de 30, casi 40, haciendo cola, esperando que alguien se arrepienta, y diga “bueno, yo no voy”. Va a haber muchas actividades, pero no una actividad que de repente eleve la asistencia y eso nos pueda generar un problema, y Protección Civil nos llame la atención. Preferimos que haya muchas actividades, que la centralidad del libro y la lectura no se pierda en ningún momento, que la gente no vaya solo a ver un concierto de no sé qué, sino que mínimo haya pasado a ver un libro.»

El país invitado de este año es Corea del Sur. «La semana pasada ya aterrizamos el programa con Corea. Nosotros les habíamos sugerido ilustradores y precisamente los ilustradores que les sugerimos son los que van a venir. Lo que vamos a hacer con Corea —ya lo platicamos con ellos— es, en lugar de tener, por decirlo caricaturescamente, “el gueto de Corea”, es decir, “estas son las actividades de la feria, y aquí es donde están todas las actividades de Corea”, estamos haciendo que Corea se involucre en las actividades.»

La Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil se llevará a cabo en el CENART, del 8 al 18 de noviembre.