“Sonora”, entre México y Arizona

Un camino por el desierto en el que se narra una historia de migración y miedo al otro 

Ciudad de México (N22/Julio López).- Corre el año de 1931, la frontera con Estados Unidos ha sido cerrada por órdenes del presidente Dwight D. Eisenhower. Se vive un exacerbado nacionalismo de ambos lados de la frontera. El país ha quedado devastado por la Revolución. Bajo ese contexto se plantea la película Sonora, del director Alejandro Springall.

Alejandro Springall, cineasta:

«Era importante irnos a agosto, al infernal agosto de 1931 porque es donde estaban dadas las características que siento yo hacen eco, resonancia con lo que estamos viviendo ahorita.» 

Joaquín Cosío, actor:

«No estamos lejos de lo que ocurre ahora, incluso con la política migratoria nacional, donde da un giro vertiginoso y ahora hay una política dura y drástica en ese sentido. No estamos lejos de qué pasa ahora con la  política migratoria mexicana.»

La historia es simple: un grupo de mexicanos intentan cruzar la frontera en 

auto por el desierto, encuentran diferentes obstáculos pero el principal es ideológico. Aunque la película no profundiza demasiado, sí abre la puerta para hablar de temas como la segregación racial, la discriminación y la xenofobia. Aquí encontramos al mexicano que se siente superior por ser blanco, al mexicano moreno que hace menos al indígena, al migrante que hora tiene hijos mexicanos y al norteamericano hijo de mexicanos. 

Juan Manuel Bernal, actor

«Pareciera que no volteamos a ver o no nos damos cuenta que también carecemos de ese sentido de humanidad, de compasión hacia el otro. En este caso me toca hacer el personaje que tiene tanto miedo que es capaz de despreciar al de diferente color y diferente raza.»

Dolores Heredia, actriz 

«En caso de mi Rosario, es una mujer que no se reconoce a sí misma. Al inicio del viaje ella también dice “Mi hija se fue con uno más prieto”, es decir, los otros son prietos, ella no se está reconociendo a sí misma. Esto es un retrato mucho más interesante que en el caso del otro que, sabemos, es un racista reconocido.»