Planeta (in)sostenible

De la microacción a una visión macro de cómo podemos cambiar nuestras prácticas de consumo y nuestro entorno; un libro de Luis Zambrano editado por Turner

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Después de que se hizo viral el video de la tortuga que sangra mientras se le extrae un popote de la fosa nasal, se lanzó una campaña en contra del uso de esta bombilla para tomar líquidos en los restaurantes; sin embargo, no se hizo lo mismos en contra de la utilización de botellas, vasos, bolsas y cubiertos de plástico. Esta contradicción motivo al biólogo Luis Zambrano a escribir el libro Planeta (in)sostenible, que plantea una reflexión sobre la relación de la humanidad con los ecosistemas que las rodean. 

Luis Zambrano, biólogo: 

«Yo lo primero que hago es tratar de pensar  “¿Por qué seguimos creyendo que con pequeñas acciones inconexas podemos salvar el planeta?” Y después de mucho pensarlo llegué a la conclusión de que lo que pasa es que tenemos este pensamiento lineal de que a toda acción hay una reacción y que esa segunda reacción no va a tener ninguna consecuencia en el largo plazo, lo cual no es cierto, nos hemos venido dando cuenta que en realidad a cada acción hay una reacción que genera múltiples reacciones en cadena que luego regresan a la primera acción y eso es a lo que le llamo el pensamiento sistémico.»


En su publicación Zambrano aborda temáticas como los transgénicos; la contaminación de los Lagos de Montebello, en Chiapas, consecuencia del fósforo que se utiliza para fertilizar el suelo; la resiliencia y la huella ecológica. 

«Nosotros, que utilizamos todo tipo de energía y materiales de la naturaleza a nivel planetario, tenemos una huella ecológica muy grande, porque desde el celular que carga la energía, la torta que nos comemos tiene materiales de veinte lugares diferentes tanto fuera como dentro del país y eso implica energía para transportarlo a ese lugar.»

«Cuando uno piensa “¿Qué hago para el cambio climático?”, pues es que hay que hacer muchas cosas y lo primero que hay que hacer es cambiar tu visión lineal al pensamiento sistémico, si tú no usas popotes no es que con eso vayas a salvar el mundo, realmente es una microacción, tienes que hacer muchas acciones individuales y de sociedad. Sociales que van desde la visión de no por más dinero vamos a ser más felices; el desarrollo económico que hemos venido desarrollando a lo largo de las últimas décadas, no necesariamente va a hacernos un país más desarrollado.»