Kevin Brooks, “Miedo”

El autor británico habla sobre las cosas de la vida cotidiana que aterran a su protagonista; buscó escribir un libro que fuera «una especie de santuario circular»

Ciudad de México (N22/Víctor Gaspar).- Elliot vive presa del miedo pues casi todo le aterra. Depende de unas pastillas amarillas para controlarse. Justo en nochebuena se queda sin medicamento. Su madre sale a surtir la receta. Solo en casa, Elliot tiene que enfrentar sus mayores temores e intentar salir a buscar a su madre. Con varios referentes a su propia vida, el autor británico Kevin Brooks presenta Miedo, su más reciente novela. 

«Quiero pensar que quería basarlo en una especie de búsqueda mítica, pero en miniatura.  En lugar de enfrentarse a dragones y monstruos, Elliot trata de enfrentar las cosas que teme, que son los autos, las ovejas y los perros, prácticamente cualquier cosa.»

Kevin Brooks adquirió notoriedad literaria en el mundo de la literatura infantil y juvenil desde 2003 con Martyn Pig, obra que le valió el premio Branford Boase al año siguiente. A diferencia de obras anteriores, en esta abreva de elementos autobiográficos e incluso reflexiona sobre el proceso creativo y la literatura como santuario.

«Los libros me divierten mucho, así que me han dado una especie de santuario a lo largo de mi vida y pienso también para otras personas.  Puedes ir a alguna parte del libro, te aleja de cualquier problema que tengas, te aleja de ellos por un tiempo.  Es un poco extraño pensarlo. Escribir también hace eso por mí. Así que escribí un libro que espero sea leído, una especie de santuario circular para todos nosotros.»

Más aún, el autor también habla de la necesidad de salir al mundo pese a los temores como los de Elliot.

«Si haces eso te enfrentas a ciertas cosas, que a veces no son tan buenas, pero creo que te enseñan sobre el mundo.  Aprendes a estar alerta de las cosas que no son buenas para ti.  Hoy en día los niños, particularmente en Europa, no tienen tanta libertad. Los padres quieren proteger a sus hijos mucho más, y creo que puede ser casi peligroso de alguna manera porque, si creces sin saber a qué temer, eso puede ser un problema.»

Miedo aparece en el Fondo de Cultura Económica.

Imagen: Penguin