Éxodos, historias de migración en la Península de Yucatán

La puesta en escena se centra en la diversidad racial que pobló la Península de Yucatán a inicios del siglo XX

Ciudad de México (N22/Salvador Perches).- Éxodos, puesta en escena de Luis Martín Solís, aborda la migración forzada al estado de Yucatán, durante el siglo XX, en la época del porfiriato.

Luis Martín Solís, coautor y director.: 

«Si recordamos, la península yucateca está formada por un componente enorme de grupos raciales, o sea chinos, alemanes, libaneses, españoles, yaquis, por supuesto mayas. Entonces era demasiado grande el tema y escogimos dos éxodos, dos migraciones: una la migración forzada de ocho mil yaquis que fueron prácticamente vendidos como esclavos a las haciendas henequeneras en el gobierno de Porfirio Díaz; y la otra son algo así como mil y tantos coreanos que vienen contratados para trabajar durante cuatro años en las haciendas.»

La obra hace un llamado a valorar a los distintos grupos de migrantes asiáticos e indígenas.

«Esa posibilidad de lo que pudo haberles ocurrido a estos personajes de los cuales no se habló y que ahora nosotros tenemos uno que es ficticio, Suren, que es un indio yaqui que no existió, pero que en nuestra historia viene representando a todos esos ocho mil, en esa discusión de si pueden regresar por tierra, que lo hicieron por tierra, no sabemos nada de ese retorno o muy pocas cosas y un coreano que sí, Kin su Bon, que es bisabuelo de una persona en Mérida, que es la directora del museo coreano y que a partir de testimonios armamos esa historia.»

Éxodos surgió de una propuesta con el Mérida Fest que se realiza en Yucatán cada año, se estrenó en enero en Mérida a partir de varios temas, uno era la diversidad cultural y la migración. 

«La investigadora Ana Cervera, que es quién proporciona la investigación histórica después del estreno en el Sepsis de Yucatán, encontró un documento donde justamente están las hojas de compra-venta sobre cómo eran catalogados, algo así como 380 y tantos Yaquis que llegan: familia número 5, se le asignará el número 225 26 y 27 niños de tal a tal año, mujer, tal hombre solo, y así venían armados y así llegaban, y así eran distribuidos a las haciendas. Es un documento que da escalofrío y que es reciente.»

Éxodos se integra de dos historias: El barco y el cementerio de moluscos, que aborda las historias de los yaquis que no regresaron a Sonora, formaron una familia en Yucatán y poco a poco perdieron su lengua; y La trata amarilla y el capataz, en la que se hace una ficción de uno de los coreanos en la cantina El Chemulpo, nombre del puerto coreano de donde salieron hacia Yucatán. 

«La puesta se presenta en el Foro de las Artes, del Centro Nacional de las Artes, de jueves a domingo en los horarios tradicionales. Estaremos sólo tres semanas, hasta el 11 de agosto.»