“Gilberto Aceves Navarro, Hoy”

Revisitar el trabajo pasado y reactivar el del presente es uno de los objetivos de esta muestra del pintor mexicano   

Ciudad de México (N22/Ireli Vázquez). – Cuando acudo al Museo de la Ciudad de México, ocurre algo que otros lugares es muy difícil que suceda, me siento en calma. El ruido citadino que emana de la calle José María Pino Suárez y República del Salvador parece desaparecer en cuanto cruzo su gran portón de madera. Es uno de los museos que incluso el olor que desprende, producto de la humedad, se siente como el mejor aromatizante que puede haber en un espacio. 

Todas las imágenes: Ireli Vázquez

En el patio central me espera el director del museo José María Espinosa, para hablar de una de las exposiciones que tiene a todos emocionados. Se trata de Gilberto Aceves Navarro: HOY, una muestra que más que una exposición de arte es un homenaje en vida al exponente del expresionismo abstracto en México, de 88 años de edad. 

Después de darme la bienvenida, nos dirigimos a la primera planta del museo para llegar a la sala donde se encuentra este homenaje. Observar la pintura del maestro Gilberto Aceves Navarro es adentrarse a algo insólito. 

Una fotografía reciente de Navarro nos recibe, y a un costado, uno de sus autorretratos. José María Espinosa se detiene un momento y me comenta «Navarro es un pintor, maestro extraordinario que lleva muchas décadas trabajando y con un enorme talento y calidad. Cuando fui nombrado director del museo, una de las figuras que siempre tuve presente fue el maestro Aceves Navarro y en un determinado momento se planteó la posibilidad, a través de su hijo y de su fundación, de poder hacer una exposición en este recinto.» 

Mientras caminamos en la primera sala, entre obras hechas entre 1951 y el 2000, curiosa ante lo que me cuenta, le pregunto sobre ¿por qué la muestra se decidió enfocar tanto en el pasado como en el presente del maestro?, «pasamos por un proyecto muy ambicioso de hacer una gran retrospectiva, pero de pronto cuando vimos lo que estaba pintando en los últimos años o meses, dije –¡hay que hacer una exposición que sea una afirmación de la juventud del maestro!. De que es un pintor en activo, con muchas cosas por decir, con muchas ganas, no se duerme en sus laureles, en este caso no se duerme en sus pinceles. Y fuimos a ver sus obras a sus diferentes estudios para ir seleccionando cosas y llegamos a una especie de compromiso, presentamos algunas pinturas de sus etapas primeras, muy sintéticas, en una especie de recorrido casi a vuela pluma, para llegar a sus obras de los últimos cinco años.»

Poco a poco, llegamos a una parte de la muestra que llama mi atención, «Los caminantes», me dice José María. Una serie de cuadros, donde los colores que muestra en sus pinturas se reflejan en toda la sala. Observo cada una de ellas, la forma en cómo interpreta la silueta del cuerpo humano para expresar el dolor y en algunas la angustia, «yo buscaba en esta de Los caminantes la vigencia que tienen en ese sentido los migrantes, cuando vemos la televisión o la web, a estos migrantes que vienen caminando, que están haciendo una peregrinación, estos caminantes tienen algo de eso, son el nómada mítico», me comenta.  

La última parte de la muestra se puede tornar a lo sentimental, aquí se presenta documentación audiovisual, tanto de la historia del maestro Gilberto Aceves, como del trabajo que realiza en su fundación con niños y adolescentes, «nos interesaba subrayar esto, su trabajo con los niños. A él le entusiasma seguir enseñando, le da de cierto modo una virtud y energía», me menciona por último José María. 

La obra del artista Gilberto Aceves Navarro se encontrará hasta el 29 de septiembre de 2019 en el Museo de la Ciudad de México.