Gran Diccionario de Madrid

Lo propio, lo local, las palabras cien por ciento madrileñas han sido reunidas en este volumen que, además de enunciar su significado, las contextualiza

 

Madrid (N22/Francina Islas).- “Debuten, fetén, chipendi lerendi, labutimendi, todo eso, la forma de hablar de los chavales de entonces y desde luego la gilipollez y gilipollas, eso es de aquí, claro, se ha extendido ahora por toda España pero eso es de aquí”, asegura de manera enfática el investigador, Juan Palomar de Miguel que comenzó con un Diccionario para juristas, más tarde publicó el Diccionario de México y algunos libros infantiles como el Itacate de palabras mexicanas, junto con Camilo Esquivel Reed; los últimos treinta años los ha dedicado a su más reciente obra El Gran Diccionario de Madrid.

“Hemos culminado una obra que es la más grande de mi vida, porque este es más grande que el de México todavía, por lo menos es mas voluminoso, con más conocimiento, más mío incluso. He sacado cosas que, a lo mejor nadie sabe, sobre cómo jugaban los niños en aquel tiempo en la calle, qué palabras decían, qué sonsonetes decían, todo eso lo he recogido en el Gran Diccionario de Madrid. 

Sobre este trabajo, el escritor Jorge F. Hernéndez, señala que “hay voces que están perfectamente explicadas, el afán del madrileño del “laísmo”, de los “laísmos”: “la dije”, “la compré unas flores”, esta maravilla de la física cuántica de decir “entrar para adentro y salir para afuera” y “subir para arriba y bajar para abajo”. El otro día le dije a una señora: “¿y qué pasa si salgo para adentro? Y me dijo: “no se puede”. Precisamente para explicarlo está el diccionario.

A diferencia de otros diccionarios de Madrid que manejan aproximadamente diez temas de historia, geografía, biografías y otros, el Gran Diccionario de Madrid incluye 31 temas como la gastronomía, anécdotas, semblanzas de edificios, humor, toros o zarzuela. “Pongo hasta la heráldica” dice De Miguel, “por ejemplo, ‘este apellido estuvo en Madrid en tal época’. He puesto cocina, deportes, religión, me salieron 32 temas sobre Madrid.”

A sus 87 años, este madrileño radicado en la Ciudad de México desde 1957, está a punto de publicar un libro de recopilación de refranes mexicanos. “Tengo tres mil 660 que son propios de México. Los he explicado, pongo una idea, cotejo con otro, pongo alguna anécdota en alguno de ellos, pongo de todo y cuando aparece alguno que tiene una variante, pongo variante, afines.”