Diego Luna, “Narcos” y el narcotráfico

Una charla con el actor mexicano que participa en la cuarta temporada de esta serie de Netflix y sobre la violencia generada por el narcotráfico en México

 

Ciudad de México (N22/Julio López).- La serie de Netflix, Narcos, llega a su cuarta temporada el próximo 17 de noviembre. En ésta, cambia de geografía, un poco más al norte del continente  para concentrarse en la formación del cártel de Guadalajara y el asesinato del agente de la DEA, Kiki Camarena. La serie es protagonizada por Michael Peña y Diego Luna. Platicamos con éste último no sólo sobre la trama que sigue la serie, sino también sobre el narcotráfico en México.

Es un tema complejo el que retrata esta historia. Yo me siento un poco parte de la historia porque hace un par de años me tocó entrevistar a uno de los personajes que estuvo involucrado en la muerte del Kiki Camarena, el maestro Francisco Tejeda Jaramillo. En ese sentido me gustaría saber ¿cómo es que te ofrecen este proyecto y cómo crees que sea recibido por el público mexicano?  

Me parece importante contar esta historia o hablar de esta época porque te ayuda entender cómo es que llegamos a donde estamos y de la complejidad que hay en este tema que de repente nos quieren hacer ver como que es blanco y negro, como que hay buenos y malos y creo que la complicación de esto es que todos vivían en los grises y eso es importante reconocerlo para afrontarlo. Es muy grave adonde hemos llegado, a la indiferencia del mundo por una violencia que también les pertenece. Yo aspiro a que un día una consumidora o un consumidor de cocaína en Inglaterra se pregunte, un segundo antes de inhalar el polvo, de dónde viene, qué tuvo que pasar para que llegara a sus manos.

Nos hemos encontrado en varias veces, entre ellas muchos festivales de cine como el de Morelia, pero hace unos cinco o seis años atrás me tocó estar en el Guadalajara donde incendiaron camiones en pleno festival por lo que se canceló la clausura. justo estamos en un momento en el que se podría dar un cambio radical para el país, ¿crees que sí suceda algo respecto a lo que está ocurriendo en el mundo del narcotráfico en México?

No estoy seguro, a mi esta idea de borrón y cuenta nueva me preocupa muchísimo, el no aceptar que el enemigo está adentro. Esta estructura perfecta que se armó en esa época no se pudo armar sin las esferas más altas de poder de este país y la clase política tuvo mucho que ver y de eso habla un poco la historia, de cómo se involucró la clase política, el rol del ejército y luego lo que debería de estar pasando del otro lado de la frontera para que esto sucediera también.

¿Qué tanto ha cambiado tu manera de ver esta problemática a partir de tu participación en una serie de estas características?

Yo sí crecí con esta época y yo sí me creí el cuento, ese cuento del que PRI al menos pudo “negociar” con ellos, nos dieron atole con el dedo, eso no pudo ser una negociación, ellos fueron parte de la orquestación de esto.

Al final tampoco debe ser tan fácil ser una especie de vocero de una realidad que nadie quisiera tener dentro de sus fronteras.

Hay sólo un argumento que me niego a aceptar y que combatiré frontalmente siempre y que lo leí en Twitter: “Ya dejamos de hablar de esas cosas, hablemos de cosas bonitas”. Dices ¡uta!, el día que aceptemos eso ese día vamos a dejar de hablar de lo más peligroso de este país, de esta violencia a la que nos estamos acostumbrando. Los números de este país superan a los de cualquier dictadura latinoamericana, son una crisis humanitaria, no puede ser y no puede ser que normalicemos esto y que lo aceptemos como nuestra realidad. Ahí sí yo creo que no tiene sentido vivir en este país y creo que hay que migrar lo antes posible. El chiste es recuperar nuestro país y que este no sea el país en el que vivan nuestros hijos y para eso todos nos tenemos que involucrar y tenemos que hablar de este tema desde cualquiera que sea tu trinchera. Pero evitarlo para no confrontarlo, para no aceptarlo, ya es tarde para eso.  

Porque los círculos de violencia ahí están y se van cerrando un poco más.

Como me dijo un día Javier Sicilia: “¿Por qué no haces algo antes de que te toque a ti?” Cuando te lo dice alguien como Javier que le pasó lo que le pasó, , dices: tienes toda la razón.

 

Imagen: Netflix