¿Polímeros autodestruibles?

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

La idea es crear un tipo de plástico resistente pero que no dure tanto tiempo

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/08/monos.jpg” show_in_lightbox=”on” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”12px”]

Imagen: The Atlantic

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”17px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/ Redacción). – El investigador Adam W. Feinberg de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign desarrolló —lo que podría ser— una alternativa para los plásticos duraderos. Su propuesta se basa en un polímero autodestruible que puede descomponerse por medio de la luz.

Este hallazgo fue una serendipia. Feinberg se encontraba haciendo un modelo plástico que destacó por su fragilidad al dejarse bajo la luz, el modelo se deshizo en moléculas y fue en ese momento que Adam supo su descubrimiento: este tipo de plástico sí estaba diseñado para destruirse, a diferencia de los polímeros convencionales que fueron creados para durar por mucho tiempo.

De acuerdo con una nota de The New York Times, los plásticos que se autodestruyen podrían “brindar nuevas aplicaciones para suministrar medicamentos, materiales de autocuración e incluso en componentes electrónicos”.

La idea de Feinberg es crear un tipo de plástico resistente pero que no dure tanto tiempo y eso será posible si sus componentes permanecen como pequeñas moléculas, lo que permitiría tener un cambio en sus propiedades. Sin embargo, estos polímeros guardan diferencias con los biodegradables, ya que su proceso es más difícil de controlar. Entonces, estos nuevos polímeros tendrían un proceso de reciclaje químico.

No obstante, queda pendiente hacer de estos nuevos polímeros una opción económica y sean utilizados por los consumidores, así como sucede con el polietileno o el politereftalato.

De acuerdo con Science Magazine, hasta 2017 se produjeron 8 mil 300 millones de toneladas de plástico virgen y, hasta 2015, 6 mil 300 millones de residuos plásticos, de los cuales, el nueve por ciento es reciclado, el 12% incinerado y el 79% acumulado en tiraderos o entornos naturales.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]