El legado de Octavio Paz permanecerá en México

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

En conferencia de prensa se informó que la Secretaría de Cultura ya gestiona la Declaratoria de Monumento Artístico que protegerá los documentos y el acervo del escritor mexicano

 

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/08/PAZ.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- En un comunicado emitido por la secretaría de Cultura, su representante, María Cristina García Cepeda, el pasado 7 de agosto, se informó que el legado de Octavio Paz y Marie-Jo Paz no está en riesgo y que permanecerá en nuestro país debido a que el Premio Nobel de Literatura realizó una previsión testamentaria.

El escritor Fabrizio Mejía Madrid, en entrevista con Irma Gallo, señaló que había lanzado una petición en la plataforma change.org para que esto sucediera, “yo creo que los archivos de Octavio Paz tienen que correr una suerte distinta que los archivos de la revista Vuelta, que cuando Octavio Paz murió fueron vendidos a la Universidad de Austin. No queríamos que pasara de nuevo esa situación con los archivos personales de Octavio Paz, donde hay cartas, hay documentos, hay inéditos, etcétera.”

Por su parte, Anthony Stanton, doctor en literatura hispanoamericana y experto en la obra de Paz, señaló, también en entrevista con Gallo, que este proceso no será rápido pues se tiene que hacer un inventario exahustivo que no podrá concluirse en este sexenio. “Lo importante es la declaratoria que ya aceptó la Secretaría.”

A lo que se refiere es que se ha dado inicio al proceso para emitir la Declaratoria de Monumento Artístico que protegerá los documentos y el acervo del escritor mexicano. “Incluso, el propio Octavio Paz”, señaló Mejía Madrid, “en algunas indicaciones que dejó antes de morir, sí estableció que él no quería que su archivo y sus papeles estuvieran en otro lado que no fuera México.”

Por su parte, la secretaria de Cultura, en conferencia de prensa con diferentes medios de comunicación en el Museo Nacional de Antropología, señaló que “a través de la Dirección Jurídica de la Secretaría de Cultura, estamos haciendo los trabajos notariales para precisar si existe o no un testamento de parte de la señora Marie-Jo.”

Para Stanton es necesario “hablar un poco más del tema de cómo un país protege su legado cultural. Hay países que tienen una legislación un poco más fuerte en ese sentido, como Francia, que protege, cada vez que sale en subasta algo de un escritor que ellos consideran una gloria nacional o un pintor, ponen una prohibición del Estado.”

“Yo creo que necesitamos otra legislación para declaratorias de patrimonio”, dice Mejía Madrid. “Creo que va a haber oportunidad de hacerlo en el nuevo congreso, porque por ejemplo también está el caso de Sergio Pitol: muere en Veracruz y tiene un acervo muy importante en libros, están sus textos personales tambié,  y además hay muebles y pinturas de un enorme valor.”

Una vez asegurada su permanencia en el país, para Mejía Madrid, el futuro de este material podría ser “relanzar la idea de la Fundación Octavio Paz, y que tuviera una ancla en México, ese archivo personal que afortunadamente ya está resguardando el Estado mexicano.”

Según Anthony Stanton, nadie, excepto el propio Nobel y su viuda recién fallecida, conocieron en su totalidad el archivo de Octavio Paz. El propio Stanton conoce una parte de correspondencia entre el autor de El laberinto de la soledad con figuras clave de la cultura de nuestro país, como Alfonso Reyes, Los Contemporáneos, Juan Soriano, Arnaldo Orfilia, Ramón Xirau, Tomás Segovia, José Emilio Pacheco y Carlos Fuentes, y del resto del mundo, como Julio Cortázar o André Breton, cuya carta se perdió misteriosamente.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Con información de Irma Gallo

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]