Una bolsa de aire para tu celular

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

Un estudiante de ingeniería ha desarrollado una funda para teléfonos móviles que lo protege de terribles caídas

[/et_pb_text][et_pb_video _builder_version=”3.0.106″ src=”https://youtu.be/mLoEcgAaRpI” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- En algún momento de nuestras vidas hemos sentido que el alma se nos va del cuerpo cuando el teléfono resbala de nuestras manos directo al rasposo y frío pavimento. Y es que esos miles de pesos invertidos en un móvil decente pueden irse en un descuido, sin olvidar que si nuestro trabajo (y a veces hasta vida) depende de una conexión permanente a internet, estaremos desconectados de la inmediatez por un buen rato. En el mejor de los casos, gracias a la protección del gorila glass, funda y vidrio templado nuestro smartphone podría estar seguro, sin embargo, si la caída es desde un lugar muy alto, nuestro equipo podría llevarse mucho más que una simple abolladura o un cristal roto.

Con la intención de fomentar nuestra torpeza y que podamos vivir sin preocupaciones, llega el equivalente a una bolsa de aire para celulares, con el mismo efecto, pero con el que automáticamente te convertirás en el alma de la fiesta por su diseño y porque como un gato, tu teléfono siempre caerá “de pie”.

Esta funda protectora diseñada por Philip Frenzel, estudiante de ingeniería en la Universidad de Aalen, en Alemania, cuenta con ocho pestañas retráctiles con la función de un resorte, cada una de ellas posicionada en las esquinas. Este accesorio, conocido como spider app, se conecta al dispositivo y a través del acelerómetro del propio teléfono se podrá detectar si se trata de una caída libre. De ser así, de manera automática,  serán desplegados los cuatro resortes listos para absorber el impacto y posteriormente ser levantado por el usuario y simplemente doblar los resortes en su lugar. Por supuesto, la duda de qué pasaría si el accesorio llega a fallar mientras permanece en nuestros bolsillos está en el aire; sin embargo, el universitario ha sabido aterrizar esta pregunta asegurando que los distintos sensores del aparato podrán detectar cuando esté guardado o mientras es transportado en una bolsa o mochila.

El joven creador trabajó en este prototipo durante años hasta que logró idear un diseño práctico y funcional. Actualmente, Frenzel ha comenzado a recolectar fondos para fabricar este aditamento de manera comercial y durante julio iniciará una campaña en Kickstarter.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]