Sobre “Breve historia del ya merito”, una charla con Rodrigo Márquez Tizano

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

“Cuando escribimos sobre fútbol o alrededor del fútbol siempre escribimos de otra cosa”, dice el escritor mexicano editor de este libro publicado por Sexto Piso

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/06/YaMerito.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Huemanzin Rodríguez).- Breve historia del ya merito es un libro que integra textos de autores de estilos y generaciones diferentes que tienen un motivo común: su vida, además de ubicarse en sexenios, también la entienden a través de los cuatro años que separa a un Mundial de otro. El director técnico de esta empresa es el periodista y escritor Rodrigo Márquez Tizano quien, por invitación de la editorial Sexto Piso, hizo la selección de escritores.

“El ‘ya merito’ lo podemos ver no nada más como una especie de limbo, de rasgadura espacio-temporal donde nos permitimos especular y no llegar a ningún lado; pero existe, vivimos en ese momento, y me parece que había que rescatarlo, revalorarlo en este libro. No sólo en lo peyorativo, sino meterle el freno de mano en una resistencia entre la eficacia y la eficiencia del ‘resultadismo’ del fútbol, del que gana y el que pierde. ¡Qué importa el que gane o pierda, lo que importa son las historias!”

El libro trabaja en dos tipos de nostalgia, en la que se evoca como parte de un territorio perdido y en aquella donde el recuerdo vuelve a ocurrir. Es un presente de hace cuatro, ocho, doce, dieciséis, veinte y más años contados en cuatrienios. “Un asidero de la memoria”, dice Márquez Tizano, “lo que estábamos haciendo, con quién estábamos, qué era de nuestras vidas en el 94 cuando García Aspe falla el penal, en el 98 con el gol de Cuauh. No forma parte nada más de nuestro imaginario cultural y popular, sino que también es una manera de organizar los episodios y los capítulos de nuestras vidas.”

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Aunque el primer texto-historieta a cargo de Bernardo Fernández, BEF, habla sobre José “Jamaicón” Villegas y el motivo de su infortunada memoria; este libro no es una apología a la derrota ni la vincula a un sino, “hay otros trabajos que son más periodísticos o que echan mano del archivo o que se meten más con las formas literarias, que hacen collage, que hacen auto-ficción más experimental, hay relatos puros y duros sobre fútbol, como el caso de Claudina Domingo. Y de todas maneras no es un texto cerrado, se busca difuminar estas barreras entre géneros. Cuando estás hablando de fútbol, estás hablando siempre de otras cosas. El fútbol en estado puro siempre se juega. Entonces, cuando escribes de fútbol, que es muy difícil, pienso siempre que puedes escribir poesía o puedes escribir de poesía. Escribir fútbol es imposible, se juega, entonces cuando escribimos sobre fútbol o alrededor del fútbol siempre escribimos de otra cosa.”

Los textos que integran este libro son diferentes entre sí y excepcionales a su vez, con relación a la obra de ciertos escritores como Guillermo Fadanelli o el mismo Juan Villoro, quien a pesar de ser el autor de este libro con mayor bibliografía literaria relacionada con este deporte, entrega una memoria íntima donde el fútbol es un elemento que gira en torno a la relación padre e hijo. Otros autores que integran esta Breve historia del ya merito son Luigi Amara, Pablo Duarte, Julián Herbert, Antonio Ortuño, Daniela Tarazona, Carlos Velázquez, Raúl Vilchis, Juan Pablo Villalobos y Gabriel Wolfson, además del mismo compilador.

“Todas la personas que participan ahí no es que sean escritores hablando de fútbol hablando en coyuntura del Mundial, sino que son escritores futboleros que da la casualidad que se dedican a escribir. Con todas estas personas o he compartido drama, cancha, pasto o mesa de una cantina viendo un partido de fútbol.”

Un libro que puede funcionar lo mismo para aficionados del fútbol y como para aquellos que cada cuatro años se sienten agobiados por el balón.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]