El fotógrafo cuyo apellido más que intimidarlo lo entiende como un espacio de libertad, recoge mucho de su trabajo en un libro que llegará dentro de poco a librerías

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- Portraits, Retratos, es un libro en el que el fotógrafo Guillermo Kahlo, bisnieto del padre de Frida Kahlo, muestra el trabajo de toda una vida, y así lo explica: “lo que hay ahí, una reminiscencia de un cuadro que vi cuando era niño o una memoria. Todos somos una secuencia, todos somos hijos, muchos son papás, nietos. Eso es parte, también, de lo que yo siempre he creído en torno a un retrato: uno es irrepetible, pero también uno es una continuidad, o sea, es una no contradicción pero sí una ambigüedad.”

Sobre el libro, que estará muy pronto a la venta, Alfredo Bazúa Witte, patrocinador y amigo, señala que “es muy importante que se haga difusión de la obra de Guillermo Kahlo porque precisamente el proyecto nace de una amistad de más de una década con Guillermo, de conocer su trabajo, su obra, su valía, su talento y, de alguna manera, esta responsabilidad social nos impulsa a difundirla a través de este proyecto.”

Para Kahlo, el retrato “tiene que ver inevitablemente con la identidad. Yo muchas veces he comentado que el retrato tiene un contenido universal pero que cada persona, aunque represente a toda la humanidad, nunca deja de ser sí mismo.”

Imposible resulta no asociar el nombre de este fotógrafo al de la artista mexicana Frida Kahlo..

-¿Le intimida llevar ese apellido?

-Jamás. Hace poco le conté a un amigo que un hombre no es una herencia, es un destino. Tú lo vas forjando, nadie lo puede hacer por ti. Una mala decisión es algo que te pesa o que tú le peses a un hombre, también. Creo que todo tiene que convertirse en una libertad.”