Diez años después de que iniciara esta intervención casi quirúrgica las puertas de la nueva sede se abrirán este sábado en su 250 aniversario

Ciudad de México (N22/Redacción).- La Royal Academy de Londres cumple, este año, 250 años. Su nueva sede, ubicada en el número seis de Burlington Gardens fue cuartel general de la Universidad de Londres y museo antropológico antes de ser intervenido por el arquitecto británico David Chipperfield, cuyo diseño lo conecta con la sede en la calle de Piccadilly.

Diez años atrás, el arquitecto dio inicio a esta intervención que se ha calificado como “quirúrgica” y que ha tenido un costo total de 64 millones de euros. El diseño de Chipperfield aumenta en un 70% el espacio para las exhibiciones y para la colección permanente. En este espacio, el arquitecto excavó un auditorio de madera y metal que aparece en un grabado del siglo XIX. La ampliación busca satisfacer la necesidad del museo en cuanto a salas para conferencias y los elevados costos que pagaba por ellas.

Del trabajo de Chipperfield, cuyo referente más cercano para nosotros es el inmueble del Museo Jumex, sobresale el respeto y la utilidad a los materiales y a las estructuras, así como un juego que difumina las diferencias entre lo viejo y lo nuevo. Y es justo el puente Weston que une el antiguo inmueble con el nuevo, lo que Chipperfield espera se vuelva un distintivo del museo. Además, otro de sus objetivos fue colocar a la institución dentro de la conformación urbana y cultural de Londres. Las puertas de esta sede abrirán al público el próximo sábado, justo cuando la academia celebra 250 años de su fundación.