Tenemos el banco de imágenes más importante de Pintura Mural Prehispánica que existe en el mundo

Imagen: © Óscar Cortés

Ciudad de México (N22/Óscar Cortés).- Por iniciativa de la doctora Beatriz de la Fuente, en 1990 el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM realizó un estudio multidisciplinario en los murales de Teotihuacan. Fue un registro en el que intervinieron arqueólogos, arquitectos, biólogos, historiadores de arte, diseñadores, dibujantes y restauradores. Además de aportar nuevos datos, el estudio instauró un método de trabajo, un seminario de especialistas y publicaciones en las que se exponen los mitos, la cosmogonía y el registro de la vida cotidiana que plasmaron las civilizaciones previas a la conquista en las paredes de sus edificios.

Al respecto, Teresa Uriarte, del Instituto de Investigaciones Estéticas, nos cuenta qye se tiene “publicado Teotihuacán, Bonampak, los estudios del área Maya, estamos por entregar a imprenta el catálogo de Cacaxtla y estamos casi terminando los tomos correspondientes a la Huasteca.” Cada investigación genera varios tomos, en uno se concentran los estudios.

“Cuando el autor presenta sus textos terminados, se presenta en el seminario y ahí empieza el trabajo de editar el texto porque opinan los especialistas, por si encuentran datos que les hagan ruido o datos que quisieran agregar. Ahí empieza nuestro trabajo, hago corrección de estilo, tratar de que sea una lectura atractiva. La segunda línea de edición es el catálogo”, explica Fernanda Salazar, historiadora del arte.

“Llegamos al sitio arqueológico y lo siguiente es hacer un registro fotográfico de todo con la mayor fidelidad posible”, precisa Uriarte.

Por su parte, Citlalli Coronel, del área gráfica y diseño, también del IIE, explica que “a partir de las imágenes de alta resolución comenzamos a hacer los trazos como si fuera una calca, se pone la imagen abajo con un software de edición gráfico comenzamos a hacer los trazos, a veces es más sencillo el trabajo dependiendo del área porque a veces están muy deterioradas porque hay un repinte o se modificaron motivos.”

Las fotografías ayudan a preservar el patrimonio artístico e histórico de México, es un registro que se encuentra resguardado en condiciones optimas.

“El archivo analógico tiene 50 mil imágenes en formato de 35 mm, en placas de 6x6. En el digital tenemos un acervo de 250 mil ítems de alta calidad”, detalla María de Jesús Chávez, del Acervo Fotográfico. Además de formar parte de las publicaciones, las imágenes son fuente de investigaciones, conferencias y exposiciones.