La nueva faceta de Brazilian Girls

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

La agrupación neoyorquina regresa tras diez años de ausencia con Let’s Make Love

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/05/1_U9QyccY-Kr8_sJOsugPHfQ.jpeg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Juan Manuel Mazas).- Playa, arena y una melodiosa y rítmica pista de fondo es lo que ofrece Brazilian Girls en su clip “Let´s Make Love” mismo título que lleva su cuarta producción. Tras diez años de ausencia la banda vuelve a resurgir de manera asombrosa con nuevos ritmos, nuevas letras y un tono muy pintoresco.

“Let´s Make Love parece una gran apuesta para la banda, ya que Sabina Sciubba (vocalista de la agrupación) logra crear entornos relajados, suaves. No se debe perder de vista el trabajo de Aaron Johnston (percusionista de la agrupación) quien agrega tonos caribeños que aumentan el ánimo relajado del disco y esto se refleja en canciones como “Balla Balla donde las percusiones predominan y, en combinación con la batería, logra cautivar los oídos y llevar a un punto de relajación. We stoppedlogra el mismo efecto, pero en esta pieza se percibe mayor presencia del teclado y en segundo plano algunas cuerdas.

En 2003 se consolidó el proyecto Brazilian Girls: una banda de origen neoyorquino que tuvo sus inicios en la música electrónica pero conforme fue evolucionando exploró géneros más suaves y tranquilos como el jazz y, en algunas ocasiones, el blues. Dos años después, en 2005, lanzan su primer álbum homónimo.

Tuvieron que pasar trece años para que la agrupación expandiera su visión no sólo a nivel nacional, sino a un nivel mundial. La dispersión de los integrantes por distintas partes del mundo fue un factor que la favoreció. Lo que se refleja en este último trabajo y en específico en canciones como “Karaköy”, que hace referencia a una ciudad de Turquía cerca de Estambul. Es 2008 el año en que presentó su último trabajo en conjunto: New York City.

En esta nueva entrega es posible distinguir algunas influencias. Let´s Makes Love presenta cierta similitud con “One way or another”,  de Blondie. No sólo en la presencia de guitarras, la voz de Sabina Sciubba intenta asimilar los tonos de Debbie Harry. No sería raro que Blondie haya sido parte de la formación de esta banda, ya que ambas agrupaciones tuvieron como punto de partida Nueva York.

La industria cinematográfica también parece haber sido parte de la formación de este nuevo disco, ya que presenta rasgos, y algunos tonos, de la banda ficcional Munchausen by Proxy creada por la actriz y cantante Zooey Deschanel para la película Yes! Men. Basta con ver la semejanza entre “Wild Wild Web, de Brazilian Girls, con “Uh- Huh Who are you” de Deschanel en la estructura de la canción y en la presencia, y mezcla, de teclados es muy similar. Es en la combinación de distintos géneros, distintas corrientes y un sinfín de ritmos, donde radica la esencia de Let´s Make Love.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]