Esta patología produce la muerte de 130 mil personas en México; hacer ejercicio, comer sanamente y eliminar el tabaco puede reducir el riesgo de que se presente

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- El cerebro es un órgano complejo y metabólicamente caro porque consume el veinte por ciento de los nutrientes que ingerimos a través de alimentos. Debido a esta demanda, si se interrumpiera el flujo de nutrientes las consecuencias serían muy graves, una de ellas es el llamado Infarto Cerebral Isquémico que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cada año afecta aproximadamente a quince millones de personas, en el mundo.  Pero ¿cómo se desarrolla este padecimiento? El doctor Luis Tovar y Romo, del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, nos da la respuesta.

“Un Infarto Cerebral Isquémico es una patología que ocurre de manera aguda, es de presentación súbita, es muy común en individuos de nuestra sociedad y es la primera causa de disfunción permanente, de discapacidad permanente en los individuos que la sufren y que sobreviven al infarto. Es la segunda causa de muerte en el país y en los países del mundo desarrollado.” Además, se sabe que la tercera parte de las personas que padecen un Infarto Cerebral Isquémico mueren inmediatamente.

“Se genera porque el cerebro deja de recibir los nutrientes que vienen en el torrente sanguíneo, principalmente deja de recibir oxígeno y glucosa, que son elementos importantes para la producción energética que necesitan las neuronas para funcionar.”

Sin la presencia de estos nutrientes las neuronas mueren de manera rápida. Pero ¿cuál es el motivo por el que el cerebro deja de recibir elementos como oxígeno y glucosa? La respuesta es que cuando ocurre un Infarto Cerebral Isquémico se genera una obstrucción transitoria o permanente del flujo de la sangre. Dependiendo de la zona cerebral donde se obstaculice este flujo, se presentarán las consecuencias.

“Por ejemplo, si se muere o si se ocluye la perfusión sanguínea en un área de la región de la corteza que coordina el movimiento y se llama corteza motora, entonces los miembros anteriores o posteriores que son coordinados en esta región específica del cerebro ya no van a poder moverse. Si se muere una región de la corteza visual, la persona pierde la capacidad de ver.”

Aunque no existen una serie de causas definidas que provoquen un infarto de este tipo, algunos de los factores que pueden influir son el tabaquismo, la mala alimentación, un estilo de vida sedentario como el realizar poco ejercicio y la obesidad. Incluso un golpe en cualquier parte del cuerpo puede generar un coágulo de sangre que podría ser el causante de la obstrucción sanguínea.

“Cuando ocurre un infarto cerebral los síntomas que una persona puede percibir son un intenso dolor de cabeza, puede percibir que no tiene una coordinación de los movimientos de adecuada: no puede mover las manos, no puede hablar, tiene un lenguaje atropellado, las personas hablan como si estuvieran borrachas. Cuando una persona presenta estos síntomas, lo que tiene que hacer es inmediatamente dirigirse a un centro hospitalario que tenga la capacidad de aprender estos síntomas para tratar de prevenir que las consecuencias del infarto sean muy fuertes.”

El doctor Tovar y Romo considera importante que la investigación científica y biomédica continúe para comprender esta patología que genera la muerte de más de 130 mil personas en México, y así buscar terapias eficientes.