Sin presupuesto ni permisos, se les pidió a los artistas que instalaran obras clandestinamente a lo largo de un camino trazado entre la Plaza de las Tres Culturas y la Embajada de los Estados Unidos

Imagen: Chavis Marmol, México

Ciudad de México (N22/Redacción).- Rainer Ganahl en colaboración con LADRÓN galería presentan La ruta de la amistad se topa con una grande y bella pared; que el brutalismo sea bello de nuevo, una exposición callejera en la capital del país que propone la intervención del espacio público.  De los 56 artistas que exponen, destacan Pamela Zeferino, Joshua Jobb, Manuela García, Carlos Iván Hernández, Lucía Hinojosa, y Victoire Barbot. La idea de la muestra es revisitar algunas de las piezas que formaron la original “Ruta de la amistad” de 1968, porque hoy en día, la mayoría de estas esculturas todavía están en su lugar pero han sido opacadas, Ganahl retomó la idea original de la ruta e invitó a artistas para colocar obras de hormigón a lo largo de una nueva ruta. Sin presupuesto ni permisos, se les pidió a los artistas que instalaran obras clandestinamente a lo largo de un camino trazado entre la Plaza de las Tres Culturas y la Embajada de los Estados Unidos. Las obras son en su mayoría de hormigón y se colocaron sin etiquetas, la tarea de identificarles recae en cada participante y que la pieza encuentre una manera de insertarse en el espacio público. Ganahl asegura que esas esculturas de la amistad “llegan en un momento de hostilidades chovinistas abiertas, nuevas formaciones políticas de fascismos y un rechazo de las visiones globales en un mundo abierto”. El espacio del proyecto, LADRÓN galería documentará las obras durante un par de semanas, comenzando con una fiesta de inauguración el 28 de abril.