“Los perros duros no bailan”, nueva novela de Arturo Pérez-Reverte

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

El escritor español comenta la trama de esta novela en la que aborda temas como la decreciente libertad de expresión y el maltrato animal  

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/04/los_perros_libro.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Madrid (N22/Francina Islas).- Arturo Pérez-Reverte ha trasladado el mundo de los humanos a la mirada canina. Los perros duros no bailan, es una novela negra con mucho humor e ironía, pero también con crueldad y drama protagonizada por Negro.

“Negro ha estado ahí, no ha estado en Yugoslavia, ni en los Balcanes, ni Perú, ni en Angola, ni en Mozambique, no ha estado en las guerras que estuve yo, pero ha estado en peleas de perros, ha peleado, ha sido un luchador, ha matado, tiene sangre en la memoria, en las uñas, en el hocico, en los dientes, tiene cicatrices en el cuerpo, tiene fantasmas de perros que mató o dejó inválidos que lo acompañan por la noche y vienen a atormentarlo, tiene esa mochila que todo ser humano que ha vivido lleva consigo, entonces ahí es muy de Reverte el personaje, es muy mío, es muy pintor de batallas como dices, tiene esa mirada que ya nunca podrá ser inocente ni simpática porque ha visto cosas que no hubiera querido ver”, dice el escritor. Y sobre la trama “desaparecen dos amigos de tertulia, entonces se pone a buscarlos y eso lo lleva a su pasado, retorna a ese mundo de las peleas.”

Con esta novela, Pérez-Reverte no pretende denunciar nada, ni tener ningún tipo de función social, pero sí  aborda temas como la decreciente libertad de expresión o el maltrato animal.

“Ese recordatorio continuo de que estamos en un lugar peligroso y hostil, donde hay que estar continuamente ganándose la libertad, es fundamental, y este libro es una de las lecciones que salen de él. Peor todavía que la crisis económica, peor que la crisis de publicidad en los periódicos, peor que la reducción de medios, es la autocensura, la autocensura por miedo a la reacción de las redes sociales. La legislación en España sobre animales es una vergüenza y claro, deja indefensa a la autoridad, ni jueces ni policías pueden hacer nada con las leyes que tenemos, mientras no cambien, seguirán haciéndole mal a los animales impunemente.”

El creador de personajes míticos como el Capitán Alatriste, ha tenido, también, en esta novela, un guiño a México con la xoloitzcuintle Tequila.

“Sale una perra xoloitzcuintle narcotraficante mexicana que está aquí y ha montado su red de narcotráfico para perros y tiene sus guardaespaldas, sus asesores, se llama Tequila y le hacen perro-corridos Los chuchos del norte.”

Esta novela rondaba en la cabeza de Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, España-1951) desde que leyó de joven Jerry de las Islas, de Jack London.   El autor desearía para los humanos, virtudes como la lealtad o la dignidad que tienen los perros.  

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]