Discípulo de Charly García, Luis Alberto Spinetta y Litto Nebbia, el músico argentino dará una charla, con guitarra en vivo, en el espacio cultural independiente Casa Tomada

Ciudad de México (N22/Redacción).- El rosarino Gonzalo Aloras debutó en 1994 con la agrupación Mortadela Rancia. Su carrera es “peculiar”, como la describe Guillermo García Pérez, pues ha publicado apenas cuatro álbumes en un par de décadas con una producción de una velocidad artesanal.

Nacido en el seno de una familia ligada al arte, Aloras ha cultivado un estilo sintético y cercano al pop. Artista versátil, transita entre la composición, la producción y la actuación (co-protagonizó y es autor de la banda sonora de ¿De quién es el portaligas?, filme de Fito Páez). Además de ser discípulo de Charly García, Luis Alberto Spinetta y Litto Nebbia.

Su último álbum en solitario, Digital, al que preceden Algo vuela (2000), Superhéroes (2009) y 12 (2011), vio la luz en 2017 siendo éste su primer disco editado en vinilo. Fue descrito como una experiencia musical expansiva y dispersa en la que por momentos la música se condensa y después se descompone en fractales, espejismos o ideas.

En el texto titulado, “La música que baila”, publicado en la revista de arte La Tempestad (112), el rosarino describe algunas de las ideas que dan sustento a su quehacer en la música: “Pienso que la música más extraña, más compleja, misteriosa, inaudita, la más desconocida, la música que produce en nosotros la mayor extrañeza, es la música más alegre. Pienso que la música que no es difundida porque no puede ser catalogada, o porque no se corresponde con los cánones que el presente sobrevalúa, es la música más alegre. Pienso que los autores más trágicos, extraños, misterioso o encriptados son los más alegres. Pienso que la música que logra esquivar las formas, los centros, los rostros, los géneros, es la música más alegre”.

El argentino impartirá la charla “¿Qué puede una canción?”, el día de mañana a las 19 horas, sobre la creación de ideas musicales y sus procesos creativos, en el espacio cultural independiente, Casa Tomada, en Pachuca 146-A. La entrada es libre.