“Sudán” fue sacrificado tras agravarse una infección en la pata derecha que lo había aquejado desde el año pasado

Ciudad de México (N22/Redacción).- La reserva natural keniana de Ol Pejeta dio a conocer la noticia de la muerte del último macho de rinoceronte blanco del norte, Sudán, como era llamado. Sudán fue sacrificado tras agravarse la enfermedad que sufría desde hace varias semanas, “era incapaz de ponerse en pie y lo estaba pasando muy mal”, declaró la reserva en el comunicado, razón por la que se decidió someterlo a eutanasia.

A finales del año pasado, Sudán se recuperó con éxito de una infección en la pata derecha derivada de su avanzada edad, pero a finales de febrero recayó y “la infección era mucho más profunda”. Antes de tomar una decisión definitiva se buscó perpetuar la especie; sin embargo, la avanzada edad del rinoceronte no permitió que estos intentos llegaran a buen puerto: con 45 años, Sudán murió.

El ejemplar “será recordado por su memorable e inusual vida, ya que en los años setenta consiguió sobrevivir a la extinción de su especie y fue trasladado a al zoológico Dvur Králové, en República Checa. Al final de su vida regresó a África a la reserva natural situada en Laikipia, en el centro-oeste de Kenia.

Aún viven dos hijas de Sudán, resguardadas en Ol Pejeta; se informó que se logró extraer material genético del macho, aunque la fecundación artificial nunca se ha intentado en rinocerontes.

La caza furtiva de estos animales, debido a que sus cuernos se pagan a precios superiores al oro en el mercado asiático debido a sus supuestas propiedades curativas y afrodisíacas, ha contribuido a la extinción de estos animales.