Este filme, ópera prima del CUEC, se centra en las historias subterráneas que se viven en periodos electorales

Guadalajara (N22/Julio López).- Es 2018, año electoral en México, Mario Aburto, el asesino del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, acaba de salir de la cárcel. Este es el pretexto que toma el director Alejandro Ramírez Corona para contarnos la historia de tres personajes sumidos en una espiral de desesperación y muerte, en Mente revólver.

“Creo que la reflexión de la película es acerca de los ciclos que vivimos como mexicanos, cómo nos enfrentamos a la catástrofe cada seis años, a los nuevos candidatos que prometen y al país que nos dejan para poder sobrevivir. Es una reflexión sobre eso y sobre las historias  subterráneas que se viven en ese contexto”. explica el cineasta. Por su parte, el actor Baltimore Beltrán cree que “por el contexto podría ser muy bien recibida, habemos muchos, yo me asumo como tal, que sentimos mucha impotencia respecto de la realidad social y política de nuestro país.”

El director le saca jugo a su propuesta, juega con la realidad y el posible futuro de uno de los criminales más conocidos en la historia de nuestro país. Desde que fue encarcelado se sabe muy poco sobre Mario Aburto, lo que le permite al cineasta ficcionar sobre la vida y pensamientos de este personaje, sin miedo a equivocarse.

Hoze Meléndez, quien también forma parte del elenco del filme, se dijo contento por el estreno a nivel mundial de esta película en el FICG; Mente revólver, ópera prima del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), estuvo bajo la dirección de Alejandro Ramírez.

La trama es sencilla y desde el inicio sabes de antemano hacia dónde va caminar la película, eso no quiere decir que el espectador pierda el interés.