Colección de Momentos: Diseño en México, 1999-2015, exposición en el Museo del Chopo, mapea diferentes proyectos de diseño industrial que reivindican los procesos tradicionales en piezas contemporáneas

 

Imagen: 1050º

Ciudad de México (N22/Ana León).- En 2011 Cecilia León de la Barra dio a conocer la Colección Plástico Fino, floreros de cerámica que reapropiaron el diseño anónimo de aquellos floreros genéricos de plástico que se venden en los mercados y lo convirtió en una pieza de cerámica que buscó no tener fecha de caducidad. Este gesto, el de ver al pasado para reconfigurar una identidad en el presente, lo comparten todos los proyectos de la exposición Colección de Momentos: Diseño en México, 1999-2015, curada por dicha diseñadora industrial mexicana.

El último año del siglo XX y los primeros tres lustros del XXI vieron crecer y consolidarse una serie de propuestas de diseño industrial que cimentaron mucho de su práctica en la creación de este panorama de formas útiles y funciones que responden no sólo a satisfacer una necesidad sino a un interés de conservación de las tradiciones y los procesos de la artesanía nacional. Muchos nombres que empezaron a leerse en los créditos de aquellas propuestas, pertenecen a varios de los diseñadores más productivos de la actualidad.  

En ese espectro se encuentra Emiliano Godoy con la Silla Knit, un asiento de paneles de triplay cubiertos con cera natural de carnauba que en 2004 confrontó al diseño tradicional mexicano con el consumo de piezas contemporáneas en el mercado. Este diseño, digamos, inauguró una serie de búsquedas y propuestas, ahora asimiladas, respecto a la sustentabilidad y el no desperdicio. Dentro de este proceso de exportación se integran las vasijas de 1050º, Innovando la tradición (2009), que desde el nombre puso de manifiesto el interés principal del diseño industrial del siglo XXI. Esta colección, sin empachos, apropió o reapropió la tradición cerámica de Oaxaca y buscó preservarla en un entorno globalizado. 

De esta misma nostalgia y de este mismo ánimo de [re]construir una tradición en el diseño industrial mexicano, es producto la colección Radio Vecina 2.0, un proyecto que no sólo abrevó de la estética del pasado, sino que integró a diferentes comunidades y oficios en el diseño de este producto. Las radios fueron generadas por diseñadores como Ariel Rojo, Héctor Esrawe, Cecilia León de la Barra, Emiliano Godoy y Rodolfo Samperio.   

Se ha formado en estas casi dos décadas, mapeadas por la exposición, una tendencia en el diseño industrial mexicano que reactiva la estética de la artesanía, integra a los mismos artesanos en los proceso de producción y creación, y capitaliza lo “hecho a mano” o el “consumo local” como una estrategia de mercado. Aún lejos de una tradición y todavía en la reapropiación, las piezas dan vida a un imaginario que sigue necesitando mirar al pasado para definir su presente y hacer un comentario, discreto, de éste.