Un instrumento astronómico desarrollado por ingenieros del Instituto de Astronomía de la UNAM que tomará imágenes en infrarrojo del universo con una resolución inigualable; éste será colocado en el Gran Telescopio de CANARIAS en el 2020

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- FRIDA será  un instrumento astronómico que permitirá tomar imágenes en infrarrojo del universo, con una inigualable resolución. Para darse una idea, podría enfocar incluso a una moneda de un peso a más de cien kilómetros de distancia. Su papel será el de captar la luz del espacio relativamente fría, es decir, el infrarrojo cercano, para después trazar un mapa con el que se podrán estudiar cráteres y lunas del Sistema Solar. Esta cámara infrarroja de espectroscopia integral de campo, es un proyecto desarrollado por ingenieros del Instituto de Astronomía de la UNAM y será  instalada en el Gran Telescopio CANARIAS, en España.

“FRIDA (Infrared Imager and Dissector for the Adaptive Optics System) es un instrumento que mide dos metros de largo por uno y medio, más o menos. Es como una gran tina”, dice Carolina Keiman, física de formación y parte del proyecto FRIDA. “Va a tener dos modos de observación, lo que es el modo imagen y lo que es el modo espectroscopia integral de campo; la innovación del instrumento es que va a tener, por ejemplo, en el modo imagen una resolución espacial impresionante que actualmente no hay.”

En el modo espectroscopia integral de campo, este instrumento permitirá captar la huella digital de los objetos que están en observación. “Esto ¿para qué sirve? justamente para poder ver detalles, pues del objeto que está estudiando el astrónomo, que puede ser desde nebulosas planetarias, elementos que hay en el sistema solar, los planetas, el Sol, y alguno otro que desee un astrónomo estudiar.

Por ser un instrumento infrarrojo, FRIDA tendrá que trabajar a temperaturas de menos de 190°C, lo que implica que permanecerá en una condición llamada vacío. Pero ¿qué es la condición de vacío? En el mundo los seres humanos estamos rodeados de cientos de miles de partículas, imagine que toma el metro a las tres de la tarde  y que cada uno de los transeúntes es una partícula, sería prácticamente imposible no chocar con ellos y no generar algunas reacciones que incomoden su viaje, pero si toma el metro a las once de la noche difícilmente podría tocar a su compañero que irá en el otro extremo del vagón, así para evitar que el ambiente perturbe las imágenes que capturará, FRIDA trabajará rodeada de la menor cantidad de partículas posibles, es decir, de vacío. Se pretende que FRIDA sea colocada en el Gran Telescopio CANARIAS en el 2020.

Imagen: astrocu.unam.mx