«Los hambrientos», lejos del horror clásico

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El cineasta y actor canadiense Robin Aubert buscó distanciarse de los clichés del género y del sueño adolescente de hacer una película de zombies, trascendió a la crítica social

[/et_pb_text][et_pb_video admin_label=»Vídeo» src=»https://youtu.be/Y9VRbzg54Oo» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font=»Georgia||||» text_font_size=»16″ text_text_color=»#000000″ text_line_height=»1.6em» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Ciudad de México (N22/Julio López).- Actor, director, dramaturgo y poeta, el cineasta Robin Aubert (Canadá, 1972) se vale de todas sus herramientas artísticas para crear la película Los hambrientos, una historia sobre zombis con un enfoque particular. “Esta es la primera vez que mezclo estilos y los medios de expresión que utilizo, teatro, poesía, la actuación. Todas las disciplinas artísticas que yo desarrollo en otras partes me sirvieron en esta película y las incluí”, dice el cineasta en entrevista.

En la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Toronto, Aubert se llevó el premio a la mejor película canadiense, y no es para menos, el filme tiene un equilibrio perfecto entre la comedia, el suspenso, la violencia y las escenas contemplativas; la sangre y un halo filosófico hacen reflexionar sobre la importancia de cuidar al planeta.

“Me di cuenta que haciendo una película de zombis haces una película política de forma inconsciente”, en un inicio, explicó el director, el filme respondió a un sueño adolescente, luego éste devino una crítica social en la que plasmó mucho de lo que piensa de la humanidad, que trasciende el tema zombi.

La historia se desarrolla en un pequeño pueblo de Canadá. El mundo ha colapsado. La mayor parte de los humanos se han convertido en seres sin conciencia que simplemente se dejan llevar por la necesidad de comer carne.  

“Mi mayor influencia vino en la adolescencia y fue El amanecer de los muertos vivientes  (1978), de George A. Romero, que la pasaron en un centro comercial y “Thriller”, de Michael Jackson, que realmente me impactó. Con el equipo, durante el rodaje, no vimos películas de horror, sino más bien películas de Antonioni, Tarkovski y Bresson porque yo sabía que no quería hacer una película de horror clásica”

Los hambrientos es una de las diez películas que forman parte de la cuarta Muestra de Cine de Quebec. Lamentablemente sólo se exhibe en la Cineteca Nacional.  

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]