La función del museo en el mundo de ahora es poder hacer convocatorias públicas que atraen a gran cantidad de gente que comparten los contenidos en las redes y que eventualmente están haciendo la historia de la plástica contemporánea: Gustavo Prado

Imagen: The Conversation.com

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).-  ¿Qué ocurre con el arte en México actualmente? “Probablemente una de las cosas que están pasando en nuestro país ahorita como a  nivel de tendencia es que hay gigantesco énfasis en la mano, y con esto lo que quiero decir es que el dibujo, el muralismo que se está explotando en toda la ciudad y todo lo que antes eran como las técnicas que se habían dejado de lado, están empezando a retomar una nueva dimensión y esto es muy curioso porque a lo mejor la idea oficial del arte o la idea  eurocentrista del arte sigue caminando todavía por estos conceptualismos en los cuales por lo menos en México ya llevamos 30 años”, explicó Gustavo Prado, curador Foto Museo Cuatro Caminos.

Las temáticas que les interesa abordar a los artistas jóvenes , en opinión de Gustavo, están buscando como los temas que encuentran en la naturaleza a los protagonistas, “vemos que en las ciudades empiezan a saltar animales por todos lados, en la reconsideración de ciertos elementos de la tradición y de la identidad cultural mexicana y entonces esto está tomando digamos que puede ser desde la Virgen en los regionalismos, algunos íconos e identificadores que oímos en la música pero que ahora vemos de repente ya en la plástica, esto está sucediendo al mismo tiempo como una expresión muy joven”.

Una de las transformaciones del arte se da por las redes sociales, porque “queremos compartir”, no estamos volviendo a la Academia, asegura Prado, “sino que estamos volviendo a cosas que se apropian a través de las redes sociales y que cobran vida a través del Instagram, que se vuelven masivas, este sería el verdadero problema de ver hacia donde se dirige”.

La generación de públicos

“La función del museo en el mundo de ahora es poder hacer convocatorias públicas que atraen a gran cantidad de gente que comparten los contenidos en las redes y que eventualmente están haciendo la historia de la plástica contemporánea”.  El curador afirma que en el siglo XXI la apropiación del arte se basa en compartir y recordar: “todo mundo puede recordar a Yayoi Kusama o todo mundo puede recordar a Yves Klein y todo mundo puede recordar la exposición de Björk, que son cosas que la gente va y son oportunidades para poder compartir en la red y, decir, yo estoy dentro de un museo, y eso es lo que quiero compartir, si logramos eso entonces estamos logrando la creación de públicos”.