Troika deconstruye las creencias en “Compression Loss”