Regresan a México los manuscritos de Luis de Carvajal

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Estos documentos fueron adquiridos en una subasta en Nueva York por el filántropo Leonard Milberg y donados al pueblo de México 

[/et_pb_text][et_pb_video admin_label=»Vídeo» src=»https://www.youtube.com/watch?v=IU8tdGkz_Ts» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font=»Georgia||||» text_font_size=»16″ text_text_color=»#000000″ text_line_height=»1.6em» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Ciudad de México (N22/Alberto Aranda).- En 1932 Jacob Nachbin robó del Archivo General de la Nación documentos de Luis de Carvajal. Parte de estas cartas fueron regresadas, sin embargo, otras permanecieron pérdidas por más de ocho décadas. El año pasado el filántropo Leonard Milberg reportó a las autoridades mexicanas que en la ciudad de Nueva York serían subastados documentos de Carvajal. Ante la imposibilidad legal de pedir la repatriación de los documentos, Milberg  compró los documentos y los donó, a través de la Secretaria de Cultura y el INAH, al pueblo de México.

“Eran tres manuscritos elaborados durante la época Virreinal Novohispana, que contienen información relacionada con el proceso inquisitorial, efectuado a finales del siglo XVI, en contra de la familia de Luis Carvajal, por ser acusados de judaizantes. El primero de ellos que se ha denominado memorias de Luis de Carvajal, conformado por 46 fojas que miden 9 centímetros de ancho por 10 de lago. El segundo documento, intitulado Los artículos de Nuestra Sagrada Fe, mide 11 centímetros de ancho por 9.8 de algo. Está conformado por dos fojas a manera de guarda y tres de texto, conteniendo los 13 principios de la fe judía. El tercero y último es El modo de llamar a Dios, que mide 9 centímetros de ancho por 11.5 de largo y contiene un total de 46 fojas, y como su nombre lo indica se trata de un preámbulo para entrar en oración, además de incluir diversos rezos del antiguo testamento”, agregó Diego Prieto, director general del INAH.

La familia Carvajal  era portuguesa y se volvió al cristianismo, al llegar a América prosperó, sin embargo, por problemas con el virrey Lorenzo Suárez de Mendoza, fue denunciada ante la Santa Inquisición por practicar el judaísmo y finalmente fueron condenados a la hoguera.

Estos documentos, que tenían un costo de salida en la subasta entre 50 y 75 mil dólares, fueron estudiados por especialistas del INAH. Después de analizar la tinta, el papel, la encuadernación e incluso la letra, se demostró que eran del siglo XVI y que habían sido escritos por Luis de Carvajal.

“Los documentos, sobre todo el primero Memorias de Luis de Carvajal, nos permiten hablar de los inicios de la literatura judía en la nueva España. Luis de Carvajal no sólo posee una excelente memoria para escribir sin apoyo los textos bíblicos, sino un don indiscutible para la escritura.”

Conservados en perfecto estado, los manuscritos de Luis de Carvajal serán digitalizados para la consulta del público en general y el 4 de abril serán exhibidos en el Museo Memoria y Tolerancia de la Ciudad de México.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]