«No debemos de ver a la Constitución como un fetiche»: Pedro Salazar

  • «Tenemos que preguntarnos si la coyuntura que vive México es de tal grado de transformación que se justifique, entre otras cosas, revisar nuestro pacto social, nuestro acuerdo común, que es el texto constitucional.»








Por Karen Rivera
Ciudad de México, 31/01/17 (N22).- “Yo
creo que lo que celebraremos este año son dos cosas distintas, por una lado
celebraremos el momento histórico de aprobación (muy importante en el contexto
posrevolucionario de aquel texto constitucional) y por otro lado celebraremos a
aquella Constitución de 1917, pero no necesariamente se trata de la celebración
de la Constitución vigente en 2017”, explicó Pedro Salazar, director del Instituto
de Investigaciones Jurídicas UNAM.
Vigencia
de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos 
“La
constitución de 1917 como texto ya no existe, es decir, el texto constitucional
ha sido reformado por más de 600 decretos de reforma a lo largo de estos 100
años, y ha cambiado de tal manera que hoy en número de palabras, tenemos una Constitución que tiene tres veces más palabras que las que tenía en 1917 y en la
que prácticamente todos su artículos han sido objeto de alguna modificación. Algunos
de una manera tan relevante como por ejemplo el artículo 41, que en 1917 tenía
63 palabras y en 2017 tiene más de 4 mil palabras.”
¿Estamos
en condiciones para realizar una nueva Carta Magna?
“Ante
la pregunta si es o no el momento para aprobar una nueva constitución, yo lo
que diría es que es una pregunta que no debe de verse desde el punto de vista
técnico y jurídico, esa es una pregunta más bien social y política, y tenemos
que preguntarnos si la coyuntura que vive México es de tal grado de
transformación que se justifique, entre otras cosas, revisar nuestro pacto
social, nuestro acuerdo común, que es el texto constitucional. Lo que sí pienso
es que no debemos de ver a la Constitución como un fetiche, que no pueda
tocarse, si se dan las condiciones (y si es necesario hacer una revisión de
nuestro pacto social profundo y transformar nuestro texto constitucional en un
texto nuevo) las naciones deben estar abiertas para ello.”
El
gran desafío
“La
discusión constitucional hoy no está tanto en el texto de las constituciones
está en cómo traducir las constituciones en políticas públicas, eso es lo que está fallando en muchos lados y yo creo que es el
gran desafío para los constitucionalistas de cara a lo que sigue en los próximos
100 años, con o sin nueva constitución.”
“Lo
que nos hace falta es llevar esas normas constitucionales a la práctica, es
llevar la Constitución a la convivencia cotidiana entre las  y los mexicanos, ahí está el gran desafío, en
materia de Derechos Humanos nuestro marco normativo es suficiente, es bueno, el
problema es que no tenemos las leyes secundarias, las políticas públicas y las
prácticas cotidianas que conviertan en una realidad práctica, tangible de la
convivencia entre las y los mexicanos.”
Los tres primeros días de febrero se celebrará el Congreso Iberoamericano en
el Palacio de Minería para reflexionar sobre los grandes temas
constitucionales.
Imagen:http://bit.ly/2kN9Chh
17AM